4/13/2010 05:31:00 p. m.

¿Un teatro de lo absurdo? ¿Un símbolo de los tiempos?

...Porque, ese tipo de "premio", el privilegio de apretar un botón para dar paso a una destrucción a la edad de once años... mueve a reflexión; más allá de que se trate de destruir un estadio para construir un centro de negocios y sea la marca kraft, una de las más voraces en ganancias quien patrocinó.

Un niño de once años “ganador” del concurso de ensayo, ¿ensayo?, ha de ser ensayo de destrucción nuclear, para cuando sea adulto.


· Una tonelada de dinamita.

· Hubo público y se transmitió por televisión e internet

· Pero, no fue fácil encontrar lugar, tuvieron que llegar desde la noche anterior para no perderse este curso de introducción a la perversidad

· Costó seis millones de dólares. Pues vaya que EEUU invierte en “capacitar” a su gente para la guerra atómica, porque con trabajadores indocumentados no les habría costado ni medio millón, aunque también las “desventajas” de que les habría tomado un par de meses tirarlo y lo que es peor, haber tenido que “lidiar con problemas laborales”.

· Seguramente en el tríptico de promoción del curso se incluyó el temario y casi leo una de las materias. “Laboratorio de necrofilia”, donde los participantes podrán adquirir restos del estadio, antes y después de la destrucción.

Esta es la nota de referencia:

http://www.jornada.unam.mx/2010/04/12/index.php?section=deportes&article=a08n2dep

La demolición, presenciada por miles de seguidores de los Vaqueros

En un minuto cae el Texas Stadium; en su lugar habrá una zona de negocios
Foto
Se ocupó más de una tonelada de dinamita para demoler el Texas StadiumFoto Ap
Agencias
Periódico La Jornada
Lunes 12 de abril de 2010, p. 8

Dallas, 11 de abril. El Texas Stadium, la arena deportiva que durante más de 38 años albergó a los Vaqueros de Dallas y sirvió de escenario a múltiples actos, fue demolido este domingo por implosión, con más de una tonelada de dinamita, para construir en su lugar un desarrollo de negocios.

Casey Rogers, un niño de 11 años, ganador del concurso nacional de ensayo patrocinado por la compañía de alimentos Kraft, tuvo el honor de apretar el botón que desencadenó la explosión de mil 231 kilogramos de dinamita, que derrumbó el estadio en menos de un minuto.


0 comentarios: