7/25/2014 12:34:00 a. m.

Israel-Gaza : ¿por qué se repite la historia ?



 24 de Julio, 2014
(Información de LE MONDE por Benjamín Barthe)
Traducción por Hasardevi

« Lluvias de Verano » en 2006, « Plomo endurecido » en 2008-2009, « Pilar de defensa » en 2012, « Borde de protección» en 2014: la historia de las relaciones entre Israel y Gaza, desde que los colonos judíos fueron evacuados del pequeño territorio costero en 2005, parece limitarse a una sucesión de operaciones militares. Apenas finaliza un ciclo de violencia cuando un nuevo episodio parece prepararse.

¿De quién es la culpa ? Cada uno de los protagonistas defiende su derecho y su relato de los orígenes del conflicto, confundiendo así a los observadores.  La confusión del público es alimentada por las reacciones de las cancillerías occidentales. Cuando no dan un apoyo casi explícito a la operación militar israelí, se mantienen en un estricto paralelismo.







MODERNA LEY DEL TALIÓN
Se ha impuesto de manera insensible la idea de que Israelíes y Palestinos son prisioneros de una ley del talión moderna. Un atavismo arcaico que les incitaría a masacrarse a intervalos regulares. Y eximiría a la comunidad internacional de toda responsabilidad.

Para escapar a este fatalismo, hay que relatar otra historia. La ocupación de la Franja de Baza, contrariamente a lo que afirma Israel, no ha terminado con la salida del último de sus soldados el 11 de septiembre de 2005. Como recuerda oportunamente la organización no gubernamental israelí Gisha en su sitio Internet, el Estado hebreo sigue controlando sectores enteros de la vida de los Gazaouis: el registro civil, las aguas territoriales, el espacio aéreo y la única terminal comercial.

El ejército israelí prohíbe a casi la totalidad de los habitantes visitar Cisjordania, en violación a los acuerdos de Oslo, que hacen de los dos territorios palestinos una sola y la misma entidad jurídica. Los habitantes del enclave arenoso ya no tienen el derecho de entrar en la « zona de amortiguación », faja de 500 m a 1 km de ancho a lo largo de la frontera con Israel, en donde éstos a menudo poseen tierras agrícolas. Los que se arriesgan a hacerlo son abatidos sistemáticamente.

El antropólogo Jeff Halper, figura del campamento de la paz israelí, hace uso de una metáfora carcelaria para resumir el efecto paradójico de la separación de 2005: "En una cárcel también, los detenidos controlan lo esencial del espacio, dice. Por tanto, no son libres.”

LA APATÍA DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL
A partir de estos hechos, la mayoría de los expertos en derecho internacional han concluido que la banda de Gaza sigue bajo ocupación. Es la posición oficial de las Naciones unidas. Tal estatuto exige del ocupante que garantice el "bienestar" de la población ocupada. Pero Israel constantemente se sustrae a estas obligaciones. Gracias al refuerzo de Egipto del Mariscal Abdel fattah Al-sissi, ferozmente hostil al movimiento Hamas, y a la apatía de la comunidad internacional, el cerco de Gaza se ha agravado. Según la oficina de estadística palestina, la taza de desempleo para los jóvenes de 15 a 29 años, alcanzó 58% durante el primer semestre de este año. 70% de la población depende de las distribuciones de ayuda humanitaria para sobrevivir.

Los estallidos de violencia de 2006, 2008, 2012 y 2014, estuvieron todos vinculados, directa o indirectamente, al encierro de los habitantes de Gaza. Estado que no se remonta a la elección de Hamas, en 2006, sino a la primera guerra del Golfo en 1991. Es desde esta fecha, anterior al comienzo de los atentados suicidas, que los palestinos de Gaza perdieron el derecho de circular libremente.
Todas las Treguas negociadas en el pasado han incluido las cláusulas de suspensión del bloqueo, como la reapertura de la terminal de Rafah, con Egipto, o la ampliación de la zona de pesca. Y todas fueron parcial o totalmente ignoradas por Israel y su aliado egipcio. La que está en curso de ser elaborada, no será la excepción.

Hamas tiene su parte de responsabilidad. También ha violado los acuerdos de cese al fuego, al importar, vía los túneles de Rafah, todo un arsenal de misiles iraníes. En lugar de construir Casamatas subterráneos, para uso exclusivo de sus responsables, los islamistas habrían hecho mejor en construir refugios antibombas abiertos a sus ciudadanos. Sangrado por el bloqueo, Hamas ha intentado, a intervalos regulares, de blanquear su imagen de movimiento de "resistencia" desafiando a Israel.

PROCESO DE EXTORSIÓN
La única manera de romper este círculo vicioso – y, en particular de marginar el Hamas – es revitalizar el proceso de paz. No un proceso de extorsión regido por la ley del más fuerte, como han sido la mayoría de las sesiones de negociaciones de los dos últimos decenios. Sino conversaciones sobre una plataforma de igualdad, con el derecho internacional como referencia.
Sin embargo, el viernes 11 de julio, al margen de una conferencia de prensa sobre el asunto de Gaza, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se declaró categóricamente opuesto a la creación de un Estado palestino soberano.