7/11/2019 07:18:00 p. m.

Que no vuelvan nunca



por Hasardevi
Julio 11, 2019


“Los conservadores no son necesariamente estúpidos, pero casi todos los estúpidos son conservadores.” John Stuart Mill

Se esperaría evolución en estos meses, y no. Eso habla de falta de sincero empeño por hacer un trabajo más profesional, por contribuir a la democracia y la paz, por un periodismo que aporte; se enredan en reclamos estériles y, si no están del lado de la destrucción, así parece.

Fue fácil meter a un sector de la población en esa dinámica violenta, en esa espiral de agresión e irascibilidad, debido a la inercia por la que la sociedad venía moviéndose, del desencanto a la queja, de la impotencia a la rabia.

Algunos, los incautos, los que no supieron leer durante todos estos años los cambios que venían gestándose, optaron por el camino de la resistencia, pero de la resistencia al cambio de régimen, a la verdadera transformación; no se dieron la oportunidad de examinar siquiera el nuevo panorama ni los llamados a la reconciliación. Acostumbrados a la mentira desde el poder, consideraron una simulación más los evidentes actos encaminados a reconstruir La Paz y el tejido social maltrecho por lustros. Optaron por parodiar el esfuerzo por un acercamiento entre todos los estratos de la población, ignorando el nuevo ambiente de apertura y los refrescantes vientos de la democracia.

El sarcasmo, la ofensa y la burla se levantaron como muro de lamentaciones ante la mano abierta para construir juntos el nuevo paradigma. Ni siquiera el beneficio de la duda, un feroz lamento de fiera herida fue la respuesta. 

En ese ambiente artificialmente creado, han transcurrido los primeros meses del nuevo régimen, entre acusaciones, mentiras mediáticas, distorsión en toda la información, manipulación de los órganos de justicia, abierta confrontación con la presidencia de la República y el pueblo que la eligió, con el claro objetivo de ser un obstáculo en la transformación de la vida política y social.

No exagero si digo que casi se han vuelto aliados, voluntarios o no, del crimen organizado, de gobernantes y empresarios corruptos, sus antiguos explotadores y extorsionistas, como policías y servidores públicos que traicionaron el deber por el que se contrataron. Incluso, aplauden, y no íntimamente, los ataques desde fuera del país si éstos sirven a su interés y obtuso deseo de ver caer a este gobierno.

Entre esta turbulencia y peligro constante el presidente de México ha conducido la nave que se esfuerza por estabilizar y llevar a buen puerto. Entre gritos y ruido orquestado, entre la ignorancia voluntaria de muchos, el sabotaje legal y la broza mediática; pero también entre el apoyo irrestricto de los insurrectos que votaron por el cambio de régimen, que dijeron ¡basta! y que no están dispuestos a retroceder un milímetro después de años de resistir mentiras, agresiones, violencia física y moral, desigualdad e injusticia; son, somos, los indignados que se pusieron de pie y tomaron acción. Y no permitiremos que regresen el saqueo, la corrupción y la impunidad.
4/18/2019 03:56:00 p. m.

YA NO



Por Hasardevi
Abril 18, 2019

Malos testigos para los hombres son los ojos y oídos de aquellos que tienen un alma bárbara. Heráclito


Han sido dos palabras constantes en el diálogo circular del presidente López Obrador, ya no, se acabó a partir de ahora la corrupción. Ya no habrá dinero para que hablen bien o mal de alguien en este gobierno; ya no al dispendio del erario, ya no sueldos estratosféricos, ya no mentiras a la población, ya no enterrar la verdad con los muertos y desaparecidos, ya no a la persecución por ideas políticas, ya no más un gobierno rico y pueblo pobre, ya no a las empresas "consentidas" para el gobierno, ya no privilegios para unos cuantos, ya no el enfoque neoliberal en la política, ¡ya no! y muchos más ya no.

Pero, acostumbrados a tejer sobre una o dos frases de antiguos presidentes que jamás ofrecían conferencias de prensa, mucho menos entrevistas "banqueteras", que jamás hablaban en ambientes que no fueran totalmente controlados por ellos,  con esas declaraciones redactaban con cuidado: “el primer mandatario expresó su falta de acuerdo con lo expresado por los padres de los desaparecidos, las instituciones trabajan para … bla bla bla”.

Y es que "antes" no había un diálogo circular entre el presidente de México y los medios, no existía la posibilidad de confrontar a presidente alguno con sus dichos ni con sus hechos -que constantemente contradecían sus dichos. Los periodistas se enfrentaban a todo un aparato de "comunicación", siempre controlado, siempre condicionado, siempre, o casi, retribuido. 

Porque "antes" un estado mayor presidencial impedía acercarse al "señor Presidente", tocarlo con el pétalo de un comentario o cometer la atrocidad de acercarle un micrófono sin permiso de su amenazante guardia.

Paradójicamente, en un ambiente de libertad y respeto que el gobierno actual ha propiciado, hoy los medios son refractarios al mensaje político diario, cercano, constante del presidente; son incapaces de digerir las señales claras de democracia… lo único que parecen escuchar es: "Ya no… son ustedes el monopolio, el cuarto poder, los empresarios consentidos y omnipotentes..."
Esa es su verdadera molestia, su ira apenas disimulada que se vierte en falsedades y arremete con la intención de desestabilizar al país, a la incipiente democracia participativa, a los ciudadanos mexicanos libres que se manifiestan en su anhelo de Regeneración y que manifiestan su apoyo a la CuartaTransformación.

Las denuncias hechas por un presidente en funciones, no por vociferantes expresidentes que fueron parte de la corrupción denunciada, son constantemente desestimadas cuando no de plano puestas en tela de juicio por la mayoría de medios, periodistas, opinólogos y demás "notables" con acceso a cierta elite mediática; mientras el actual mandatario -avalado por la mayor votación de la historia moderna, sigue mostrando las acciones fehacientes que combaten a esa corrupción inmersa no sólo en el ámbito gubernamental sino en las empresas privadas, la "conversación" es deliberadamente desviada hacia nimiedades, chismes, infundios y verdaderas calumnias. Acusan al Presidente López Obrador de autoritario, mentiroso, hasta dictador le llaman algunos en su desesperación y claman por intervención extranjera a escasos cuatro meses de su mandato. La desesperación que muestra esta clase oligarca es proporcional a la indignación de la ciudadanía al descubrir el grado de corrupción inimaginable al que se había llegado entre el gobierno y esa clase de empresarios corruptos, que hoy viéndose descubiertos, temen no sólo por la pérdida de sus canonjías sino por las posibles repercusiones legales derivadas de sus actos.

Es esta una lucha sí, porque muera el viejo régimen y viva el nuevo, por el afianzamiento de la ciudadanía y el establecimiento de una democracia participativa, de una cultura de paz, del bienestar verdadero para el pueblo en su conjunto. Una lucha en donde YA NO se admite la corrupción y la mentira. 


4/16/2019 07:29:00 p. m.

Derecho de Réplica del Presidente AMLO


Abril 16, 2019

Por Jorge G.

Las críticas que desde los medios masivos de comunicación hacen los empleados de éstos al presidente de México no tienen, en el fondo, la intención de incomodarlo o confrontar información, el verdadero objetivo es generar en el "público" una opinión que a mediano plazo mine la confianza que la ciudadanía tiene en él.

Quienes pretenden que AMLO calle ante la mentira, ignoran, fingen ignorar, el enorme poder de los medios de comunicación; poder que no se circunscribe al ámbito local sino que tiene conexiones con los mass media internacionales.

¿Qué ocurriría si el presidente no responde a los infundios? Los medios sostendrían una mentira hasta que la población estuviera convencida de que la falsedad es una verdad absoluta, tal como ya ha sucedido en el pasado.

Si no tuviera la posibilidad de réplica en las conferencias "mañaneras", cualquier dicho del Presidente podría ser retomado por los medios para descontextualizarlo y manipular la información para dar sustento a sus mentiras, como también ya ha sucedido.

No podemos seguir permitiendo que la élite mediática y económica siga imponiendo sus criterios y "orientando" la opinión pública de la sociedad; en la Cuarta Transformación la gente debe, a partir de su realidad, generar una opinión pública autónoma y remontar los escollos hasta llegar a la cúspide del gobierno.

Por todo lo anterior, yo apoyo el derecho de réplica del presidente de la República Mexicana.
11/17/2018 11:01:00 a. m.

AMLO y los empresarios asesores



Por Hasardevi
Noviembre 17, 2018

AMLO  ya no está en campaña, está gobernando y lo hace para todos los mexicanos. Ofreció gobernar con un sentido social, poniendo primero a los más desfavorecidos, pero escuchando a todos, de ahí las consultas, tema que trataré aparte.

Desde la campaña, Morena con López Obrador a la cabeza, abrió la puerta a absolutamente todo el que quisiera unirse, cooperar, formar parte de la Regeneración Nacional e incluso invitó a adherir con firmas su proyecto de nación. Desde entonces, muchos, tanto en lo individual como organizaciones, se adhirieron provocando diversas reacciones dentro del movimiento y de algunos simpatizantes que no terminan de entender una política incluyente. Adhesión no significaría recibir automáticamente un cargo o responsabilidad en el partido o en el gobierno, llegada la hora. Por cierto, desde entonces AMLO sostuvo que no era enemigo de empresarios, algo que deliberadamente omiten los detractores por sistema del presidente electo, aludiendo a una supuesta incongruencia.

Hoy se exacerban los ánimos a cada paso que da el gobernante entrante ya sea por ignorancia o por perversidad, o ambas. Se organizan marchas en su contra y se despliegan campañas de linchamiento en medios, al tergiversar sus acciones mediante “análisis” triviales y sin sustento, ya que para cada acción, hay sustento en su proyecto de nación. El PAN rebasa los límites del ridículo al llamarle dictador a López Obrador, mientras que éste acepta la asesoría ofrecida, esto subrayado, por un grupo de empresarios.

A este respecto, aceptar su asesoramiento, escucharles, no significa hacer o poner en práctica todo lo que le “aconsejen”. Ellos dan su punto de vista, él escucha. Tampoco recibirá órdenes o indicaciones. Simplemente tomará en cuenta su opinión poniéndola en la balanza.

Los empresarios son una fuerza, un poder fáctico. Su presión se hace y se hará sentir en todo momento. Mejor conocer de primera mano sus “motivos” e intenciones. Mejor intentar dialogar, hacer política. Nada es garantía, pero sirve. Y por último, prensa y demás poderes fácticos, junto con la rancia derecha, de la que el pan forma parte reactiva, acusan grotescamente a AMLO de pretender una “dictadura”. ¿Un dictador que escucha y se “asesora” con empresarios? Hay que reconocer que el Presidente electo los deja en ridículo y como lo que son, una “oposición” falaz y sin sustento ideológico.


10/29/2018 05:20:00 p. m.

México al borde… de la Democracia



 Una Jornada Histórica de México para el Mundo

 Por Hasardevi
Octubre 29, 2018

Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina su destino.Henry David Thoreau

La democracia se ha convertido en un instrumento de dominio del poder económico y no tiene ninguna capacidad de controlar los abusos de este poder. José Saramago 

Parafraseando a Russeau: el pueblo no debe renunciar a su soberanía conformándose con ser “representado”, debe ejercer su soberanía participando activamente. En la democracia participativa, el ciudadano asume un rol protagónico, activo y propositivo dentro de la política, tanto a nivel comunitario, como regional y nacional.

¿Cuántas veces los ciudadanos mexicanos han sido consultados para la toma de decisiones por algún Presidente de la República?

¿Es esto lo que trastornó a la clase mediática, oligarcas de todas las medidas y gente manipulada e ignorante?

O, es el hecho de que a pesar de sus amenazas y consignas una parte responsable de la ciudadanía asistió a ejercer su derecho e inaugurar así la democracia participativa.

Sin duda los medios han cumplido con su tarea de manipular la mente de un sector de la población y lograron hacerle repetir el coro de tonterías que abjuran de la democracia, desprecian el derecho a ser consultado y endiosan al sector financiero por encima de toda lógica y razón. Pero no bastó para derrotar la consciencia de muchos.

No obstante la importancia que reviste la decisión de no seguir adelante con un monstruo depredador en todos sentidos, sospechoso de corrupción e impuesto desde el poder de anteriores gobiernos, que encarna la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la ciudad de México, lo más relevante es, primero, el ejercicio de democracia participativa llevado a cabo por ciudadanos sin importar el sentido de su voto: su participación en sí es un acto liberador y comprometido a la vez. Voz y voluntad de los ciudadanos son tomados en cuenta y éstos no pueden simplemente esperar a ver las consecuencias de las decisiones que se toman desde el poder para posteriormente criticar y quejarse: toman parte activa en la responsabilidad y su participación es un dique a la corrupción. No ejercer el derecho a hacerse escuchar, deviene en corrupción del propio ciudadano ya que evade su responsabilidad de estar informado y de vigilar las decisiones que le afectan. No es un camino fácil, pero es el correcto. Se deja de pensar como súbdito y se faculta la presencia soberana como ciudadano.

Y segundo, pero no menos importante, el pronunciamiento de soberanía nacional manifestado por el presidente electo López Obrador: “Imagínense estar supeditados a mercados financieros, ¿quién manda, (acaso) no es el pueblo, no son los ciudadanos”? Encuentro en esta declaración el sello del gobierno democrático de López Obrador: Soberanía Nacional y Democracia Participativa. No más dependencia de la especulación financiera ni de los negocios multimillonarios; el gobierno federal asume su responsabilidad frente al pueblo que responde a la convocatoria en la toma de decisiones.

La libertad de una democracia no está a salvo si la gente tolera el crecimiento del poder en manos privadas hasta el punto de que se convierte en algo más fuerte que el propio estado democrático. Eso, en esencia, es el fascismo: la propiedad del estado por parte de un individuo, de un grupo, o de cualquier otro que controle el poder privado.Franklin D. Roosvelt

Una vergüenza ciertas expresiones en el sentido de apelar a los grandes capitales para “revertir” la decisión ciudadana respecto a la consulta sobre los dos proyectos de aeropuerto porque muestran una cultura de la sumisión. Es una pena también que algunos mexicanos/as, consideren trágico impedir, por medios democráticos, que se siga depredando el medio ambiente, que se respete el hábitat de animales y humanos y, por contras, se apoyen las decisiones autoritarias y los intereses de los grandes “inversionistas”.

Al respecto, el presidente electo tocó la médula al recomendar a funcionarios corruptos y contratistas habituados a esa corrupción: “Un proceso de readaptación mental”. Creo que esta “readaptación” debe hacerla también aquel sector de la población que se ha habituado a la “servidumbre voluntaria” negándose a sí misma el derecho a estar informada de manera veraz y a expresarse con plena libertad.

El Lic. López Obrador reiteró lo siguiente durante la conferencia de prensa en la que se anunció el resultado de la consulta y se informó de los pasos que se darán con respecto a la resolución del problema de la insuficiencia del aeropuerto: “no se privilegiarán intereses personales ni de grupo y habrá una frontera entre poder económico y el poder político”, dijo contundente y añadió: “Mi gobierno es para todos, no está al servicio de una minoría… debemos crear el hábito democrático… cuando hay democracia no hay corrupción”. “Volvimos a dar el ejemplo a nivel mundial”. Dijo López Obrador con respecto a la participación ciudadana. Así fue.

Una reflexión final: es preciso habilitar aeropuertos y vuelos en cada Estado de la República para evitar la sobrecarga en aeropuertos de la ciudad de México; que no haya necesidad constante de tomar vuelos internacionales desde esa sede, ayudaría también.

10/24/2018 05:11:00 p. m.

¿Migrantes al "asalto"?


Por Hasardevi
Octubre 24, 2018

“Emigrar es siempre desmantelar el centro del mundo, y mudarnos a uno de sus fragmentos, a uno solo y desorientado”.

John Berger
¿A quién beneficia la caravana de migrantes?

 Para Trump la caravana de 7,000 migrantes hondureños significa un alivio y hasta una bendición, justo en la víspera de las elecciones intermedias. Por lo tanto, continúa la explotación de su discurso xenófobo y sale en defensa de las fronteras de “América”.

Para los migrantes significa huir del terror del narco y de la represión política, y por supuesto del mal generalizado en el mundo gracias a las políticas neoliberales: la violencia, la miseria y la extrema pobreza.

Ante la caída de los republicanos en la preferencia de los votantes, el muro, la defensa en contra del migrante “invasor” y demás parapetos inventados como “organizaciones izquierdistas hondureñas financiadas por Venezuela que buscan desafiar la soberanía estadunidense” resultaron a la medida para un iracundo Trump. 2020 no está tan lejos…Y el cambio prometido por el presidente a las clases medias blancas de los EEUU no parece haber llegado

En medio de la cruel realidad de la globalización capitalista y sus recortes financieros que han sido buenos para los ricos y nada halagüeños para las clases más desfavorecidas, el discurso racista de Trump permite distraer a sus posibles votantes de aquello que realmente está en juego para ellos.

Lo que Trump llama “el ataque” a su país, se extiende hasta México en la cólera del presidente; “en esta caravana hay gente muy mala”, alerta Trump, incluso dice que “gente del Medio Oriente se esconde” entre los migrantes que atraviesan en caravana la República Mexicana.

¿Por qué los hondureños abandonan su país?

Los hondureños dejan su país (de 9 millones de habitantes) debido a los estragos que viven en su pequeño pero caótico Honduras; 56 homicidios por cada 100,000 personas: el estado más violento del mundo; y según el Banco Mundial, 7 de cada 10 hondureños viven en la pobreza. Además, tanto Honduras como El Salvador y Guatemala sufren el azote e impunidad del crimen organizado.

Honduras tampoco ha escapado a la política golpista de América Latina y los estragos del golpe a Zelaya en 2009 están a la vista: gobiernos títere, asesinatos como el de la activista del medio ambiente, la indígena Berta Cáceres en marzo de 2016 (hay que recordar que según Global Witness, Honduras es el país más peligroso del mundo para el activismo ambiental con más asesinados hasta la fecha por oponerse a proyectos de represas), mismo que sigue impune.

“Los Estados Unidos tienen cierta responsabilidad por la situación: al deportar a cientos de jóvenes pandilleros de California a sus países de origen, exportaron la violencia para la que estas frágiles democracias no estaban preparadas” (F.X. Gomez, de Libération). Pero además, la exsecretaria del Departamento de Estado del gobierno de los Estados Unidos, Hillary Clinton, influyó en su momento para que Manuel Zelaya pudiera regresar a la presidencia de Honduras, según su confesión en el libro “Decisiones Difíciles”, Clinton dijo que había “hablado con sus homólogos de todo el hemisferio, incluida Patricia Espinosa de México, para organizar rápidamente elecciones y hacer irrelevante la cuestión de Zelaya”.

Por supuesto no son sólo estos hechos documentados los que forman parte de la gran responsabilidad histórica que los EEUU tienen en todo cuanto atañe a América Latina.

En Honduras, la corrupción, el desprecio por los derechos de las comunidades indígenas y los activistas ambientales, son otras de las razones para que las poblaciones locales  desconfíen de las “instituciones” y solo pueden vislumbrar un futuro en la inmigración.

¿Por qué una caravana?

Viajar en una caravana de varios cientos de personas supervisada por activistas o miembros de la policía, hace posible alguna seguridad durante el viaje. Las ONG pueden proporcionar transporte o alojamiento, y la cobertura mediática de la acción permite que se acerquen voluntarios con ayuda como ropa, agua y alimentos.

La mayoría de las veces, los migrantes se mueven solos o en grupos pequeños, lo que los convierte en presas fáciles para las organizaciones criminales, que los secuestran (se exige el rescate de los familiares en los Estados Unidos). Los hombres a veces se ven obligados a trabajar para un cartel, las mujeres son a menudo violadas u obligadas a prostituirse. Para aterrorizar a los inmigrantes ilegales, las mafias participan en masacres en masa, como la de San Fernando (estado de Tamaulipas); ahí se exhumó una fosa común de 72 cadáveres de migrantes en agosto de 2010. El cartel de los Zetas había salvado a un solo miembro del grupo, un ecuatoriano, para que sirviera de testigo.

¿Quién está detrás de esta movilización?

Identificados por un chaleco verde, en la caravana estas personas se encargan de indicar la dirección correcta y de detener la caminata en caso de algún problema. Los chalecos verdes aconsejan a los caminantes que no aborden los autobuses propuestos por las autoridades mexicanas, por temor a que los regresen por Guatemala.

Desde 2010, el movimiento Pueblos sin fronteras (PSF, Pueblos sin Fronteras), creado en los Estados Unidos, organiza tales caravanas, originalmente llamadas Viacrucis Migrante (Vía migratoria de la Cruz). La directora de PSF Centroamérica, Irene Mujica, está presente en esta procesión. La caravana de marzo de 2018, partió de Tapachula (sur de México), tenía 1,500 personas y ya había provocado la ira de Donald Trump. Finalmente, a principios de mayo, 228 manifestantes pudieron ingresar a los Estados Unidos y solicitar asilo.

El papel de México

Tradicional país de emigración, México es aparentemente en este episodio sólo un lugar de tránsito. La agenda política es vergonzosa para las autoridades comandadas por el presidente Enrique Peña Nieto, ya que contrariamente a las afirmaciones de Trump, los oficiales de policía mexicanos intentaron evitar el cruce de la frontera con Guatemala el fin de semana pasado, incluidos los gases lacrimógenos esparcidos a pesar de la presencia de muchos niños en la caravana. Pero ya no pudieron oponerse al flujo de migrantes que atravesaban el río Suchiate.

En territorio mexicano la policía federal acompaña a la caravana sin obstaculizar su paso, y un helicóptero sobrevuela casi de forma permanente. Los funcionarios sugieren que los refugiados permanezcan en el país mediante la presentación de solicitudes de asilo.

A pesar de que Donald Trump trata de exacerbar los ánimos con sus historias de invasión, la realidad es que actualmente los cruces ilegales entre México y los Estados Unidos son los más bajos desde 1971.

No hay tal “crisis” transfronteriza, pues según las cifras del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU., los cruces fronterizos ilegales entre México y Estados Unidos están en su nivel más bajo desde 1971, son grupos de gente común que quiere buscar asilo político, especialmente debido a la represión en Honduras, sin embargo, según una encuesta nacional del Centro de Investigación Pew, realizada entre fines de septiembre y principios de octubre, la inmigración se considera el "primer problema del país" por los votantes republicanos en EEUU. Donald Trump lo sabe bien, ya que hizo de la lucha contra la inmigración ilegal el eslogan de su campaña victoriosa en 2016.

En realidad, los migrantes hondureños representan una caída en los flujos migratorios norteamericanos. En general, a pesar de las alarmas de los conservadores estadunidenses acerca del “asalto” migratorio que sufren, la tasa de migrantes a los EEUU sigue siendo igual a la de los años noventa.

"Se está haciendo todo para prevenir el asalto de extranjeros ilegales en nuestra frontera sur. Las personas primero deben solicitar asilo en México y, si no lo hacen, Estados Unidos los rechazará ", advirtió Donald Trump en Twitter el domingo 21 de octubre.

La realidad migratoria en los Estados Unidos de Norte América

Esta caravana de migrantes ampliamente difundida por el presidente estadounidense y la prensa conservadora, representa solo una parte muy pequeña de la migración legal o ilegal que llega a través del Atlántico. Sólo en 2016, 1.18 millones de migrantes han ingresado legalmente a los Estados Unidos, para una población total de alrededor de 325 millones, o sea el 0.36% de la población.

La inmigración ilegal es por definición, difícil de medir, pero los estudios realizados por el Pew Research Center estiman que en 2007 hubo un pico de 12.2 millones de inmigrantes indocumentados. Desde entonces, esta cifra ha descendido a 11.1 Millones, con muy pocas entradas nuevas en el territorio. Los mexicanos representarían algo más de la mitad de esta población estimada.
Por lo que toca a la inmigración legal, las estadísticas se remontan a 1820 y se mantienen en niveles muy bajos en comparación con los del siglo XIX e incluso de principios del siglo XX.

La mayor migración detectada en los EEUU proviene de Asia

El presidente Trump ha hecho una campaña sobre los "peligros" de la inmigración sudamericana o centroamericana, la cual sin embargo, representa sólo una fracción de la inmigración, aproximadamente un tercio de todas las entradas legales en el país. Lo mismo ocurre con la inmigración africana, que representa 1.5 millones de ingresos en dieciocho años, un promedio de 86,700 personas por año desde 1999, fecha a partir de la cual la administración de EEUU tiene cifras detalladas.

Es Asia quien ocupa el primer lugar, con 6.8 millones de admisiones a los Estados Unidos. En la vanguardia de los países asiáticos está China con 1.2 millones de inmigrantes en diecisiete años; seguido por India con 1.1 millones y Filipinas con 989,000 personas. Es de notarse también que México, con 2.9 millones de inmigrantes legales, está clasificado en América Central en las estadísticas de EE. UU., siendo que los geógrafos lo ubican en América del Norte.

(Fuentes: Libération, l´Humanité, Le Monde, TeleSur)

A continuación un poema escrito por un migrante anónimo...
Si tú supieras
          Si tú supieras lo difícil que es caminar por este sendero
estar lejos de mi patria y de mi gente amada
no me perseguirías, me abrazarías y en mi llanto me acompañarías.

Si tú supieras
lo difícil que es sentirse solo mientras duermes en las vías
me dirías: lo siento mucho estoy contigo, seré tu amigo,
soy un solitario y para ti un extraño.

Tengo derecho de luchar por mi vida donde quiera porque al igual que tu
soy un ser humano.

Si Dios nos dijo: ámense como hermanos, que entre ustedes no exista división.
Si tú supieras de mí…

Si pudiera, cambiaría las fronteras y fuéramos libres para cruzar.


(Firmado: Junior)

10/11/2018 04:19:00 p. m.

Hacia La Cuarta Transformación a Través de la Descolonización



Apuntes sobre la Conferencia del Dr. Enrique Dussel "La Transformación de la Educación hacia la Descolonización de la Pedagogía", y mis notas conclusivas a la misma.

Por Hasardevi
11 de Octubre, 2018

Convertirse en rehén de la política o la economía de tu país es una maldición de la modernidad debido al hecho de que las interpretaciones y los relatos histórico-políticos predominantes que se venden bien proceden de Occidente. Si no eres un producto del sistema educativo occidental y no has sido moldeado por sus instituciones educativas, tendrás que encontrar un lugar específico para no desafiar o cuestionar los relatos que reflejan la actual distribución de poder y prestigio.Zygmunt Bauman, Ceguera moral (La pérdida de sensibilidad en la modernidad líquida)
Los esquemas de la historia que se enseña en todo el mundo, la descolonización de la pedagogía, la transformación de la educación, son los temas centrales del filósofo Enrique Dussel cuando se refiere a una verdadera “Reforma Educativa” y no la simulación de siempre. Lo que se hizo, dice, fue una reforma política hecha por políticos buscando fines políticos: “por eso la enseñanza es un desastre en el país”.

Si el gobierno entrante de López Obrador quiere hacer cristalizar la Cuarta Transformación en México, habrá que cambiar desde lo fundamental: la educación. Dussel afirma que es posible cambiar la interpretación del mundo en la juventud en seis años, pero se requiere algo más que una mera reforma didáctica; es el contenido mismo de la educación el que debe transformarse. Es el contenido de la educación lo que debe estar en el centro del debate de una reforma educativa y no si se evalúa o no a los maestros.

Es imperioso educar para que haya creadores y no repetidores, “sucursaleros” dice Dussel, y para ello, se requiere concebir la educación de otra manera. Sugiere el filósofo voltear a la pedagogía de Paulo Freire que considera al individuo como parte de su comunidad y, en México por ejemplo, el educando debe hacerse consciente de la cultura e historia milenaria que este país posee, una de las grandes culturas sobre las que el mundo se asienta.
Si de una reforma educativa se trata, no son los instrumentos tecnológicos ni la didáctica lo que importa, sino el contenido de la enseñanza. No es el cómo, sino el qué se enseña. Para el arquitecto de la filosofía de la Liberación, lo medular en una reforma educativa, si bien es la descolonización, ésta debe comenzar por una enseñanza diametralmente distinta de la historia, no una historia que nos ignora y nos anula desde la escuela primaria hasta los estudios de posgrado.

De lo dicho por este gran conocedor de los problemas de América Latina se desprende que se precisa un cambio de mentalidad; eso sí sería una reforma educativa: tomar conciencia de la colonización mental de la que somos presa, pero también y esto es lo que yo creo, de un colonialismo intelectual y cultural “autoinfligido” como dice Bauman en el libro arriba citado.

Enrique Dussel va más allá: se debe descolonizar todo, la ciencia también. Existe un gran eurocentrismo que por años ha ignorado a la gran filosofía China, la filosofía de la India, la cultura musulmana. Por supuesto, ni qué decir de nuestras culturas ancestrales indoamericanas absolutamente ignoradas. La filosofía que se produce en América Latina parece no existir fuera del continente, y no obstante, insistimos en enseñar la historia tal como fue concebida por los dominadores.

La visión prehispánica del mundo, muy semejante a la oriental, tiene como rectora universal a la duplicidad, el dos, la doble divinidad. Quienes llegaron después, el europeo procedente del mundo musulmán y semita cristiano, tienen al uno como rector; un creador. Es de esta visión del mundo según Dussel, que se desprenden las concepciones de la filosofía, la ética, la política, la estética. Luego entonces, me parece queda clara la diferencia de enfoque hacia el mundo que nos rodea y el choque cultural que significó esa visión opuesta para los pueblos avasallados por el eurocentrismo y que dio como resultado una “cultura cristiana que es semita”.

Y hoy, debido a esa ignorancia, a esa inconsciencia, a la colonización intelectual y moral me atrevo a afirmar, vemos impasiblemente como es destruido lo que queda de la antigua Babilonia, Bagdad, Siria; es decir, una de las cunas más antiguas de la humanidad.
Así pues, para el autor cuya postura filosófica es el “giro descolonizador”, una verdadera Reforma Educativa es enseñar la historia de nosotros, cambiar los textos, desenterrar lo que el eurocentrismo relegó. Es enseñar la matemática maya, develar el velo que cubre a los autores latinoamericanos. “Descolonizar” la educación, como lema, como meta. Educar para ser libres, para crear, no para repetir. Que la filosofía sea enseñada a los niños desde los siete años de edad.

El doctor Dussel está de acuerdo con crear más universidades, como es la propuesta del nuevo gobierno, pero no como las “de siempre”. Universidades críticas, sí. Se refiere a la crítica que se hace “al situarse en el lugar del pobre y desde ahí hacer el diagnóstico de la patología del Estado. Eso es ser crítico”, sostiene al citar al filósofo neokantiano Hermann Cohen.

Se requiere dejar de “preparar” gente que trabaje para las transnacionales, para sólo “ganar más dinero”; debe existir la conciencia de ayudar a los más pobres, de aportar a la equidad y justicia social. El problema es, dice Dussel, que “nadie sabe qué es lo crítico porque se cree en la ciencia universal y la ciencia es ‘situada’” y  cita al filósofo del idealismo alemán Johann G. Fichte quien impulsó la idea de “cerrar” Alemania para poder desarrollarse. Está también el ejemplo de Corea del Sur quien también cerró su economía y desarrolló su propia industria automotriz y algunas otras ramas que le permitieron ser una potencia económica y entonces sí, abrirse de nuevo al mundo.

Cambiar entonces el modelo educativo es la propuesta de Enrique Dussel si se quiere tener éxito en la Cuarta Transformación, y para ello hay que tener “matemática crítica, física crítica, filosofía crítica”… Ir más allá de la “interpretación de la realidad” y transformarla como decía Karl Marx. Se requiere entonces una conciencia crítica: “si lo que hago no sirve para los pobres, no sirve para nada, sirve para mi propia explotación”, dice Dussel. Si la ciencia no es descolonizada, servirá a los intereses de quienes se han enriquecido con nuestros recursos naturales despojándonos.

Dussel hace un llamado: “Buena ciencia crítica para desarrollar nuestras posibilidades. Formar grupos de grandes intelectuales para reescribir los textos gratuitos de las escuelas y en un año empezar la enseñanza descolonizada”.

Si bien es cierto que la apuesta del presidente López Obrador para llevar a cabo la Cuarta Transformación es el abatimiento de la corrupción para hacer crecer nuevamente nuestra industria y el campo, brindar bienestar a todos los mexicanos para que la brecha de la desigualdad se cierre y se goce de las mismas oportunidades de trabajo y educación, no será suficiente para alcanzar una verdadera transformación porque ésta necesariamente pasa por la conciencia crítica y la descolonización intelectual y cultural.

Frecuentemente nos preguntamos cómo blindar las transiciones democráticas, hemos visto que en otros países, gobiernos que han beneficiado a la población anteponiendo sus necesidades a las de pagos de deuda externa; que han protegido la economía de los más débiles, proveyendo oportunidades de mejorar en todos los sentidos, han tenido recesos y hasta retrocesos, ¿por qué? ¿cómo evitar que eso suceda en México? Creo firmemente que la respuesta está en la educación descolonizadora, en el cambio de mentalidad a través de la historia narrada desde la perspectiva de los pueblos dominados, saqueados, incomprendidos. Cuando en el pueblo exista la plena identidad, el orgullo de ser , la dignidad y no la vergüenza de existir en comunidad y solidaridad, muy difícilmente se podrá sucumbir a la tentación burguesa, al colonialismo intelectual, cultural y hasta moral, "autoinfligido".

9/18/2018 09:39:00 p. m.

De chivos y otras especies



Durante el sistema político priista, vigente todavía en muchos sentidos, al concretarse la imposición del nuevo jefe mayor, el sistema se enfrentaba a dos tareas de máxima prioridad:
1. Satisfacer la demanda de castigo a la corrupción del equipo de gobierno que le había precedido y
2. Obtener con acciones espectaculares la legitimidad que no se obtuvo en los surrealistas procesos electorales mexicanos
Pronto se dieron cuenta que era posible matar dos pájaros con un solo tiro.
El sistema entregaría como pieza de caza a uno de sus miembros prescindibles.

Así, Miguel de la Madrid que enarboló como bandera la “renovación moral de la sociedad” aplicó toda la justicia del Estado en la figura de un solo hombre: Arturo Durazo.

Durazo, caso paradigmático, amigo de López Portillo y jefe de la Policia del Distrito Federal cometió todos los excesos posibles en un funcionario público, nadie ni entonces ni ahora podría argumentar su inocencia.

Pero aunque Durazo no fue el único delicuente en el gobierno durante ese sexenio de terror, sí fue el único castigado. El régimen partido había entregado una pieza de caza menor, había entregado al chivo expiatorio para que pagara por las culpas de toda la cofradía.

La entrega de chivos se vuelve tradición al inicio de cada sexenio priista y en algunos casos sirve incluso como demostración de fuerza ante adversarios dentro del mismo grupo; baste recordar a Raúl Salinas.

La justicia se vuelve un circo y el primer presidente panista promete no chivos expiatorios sino serpientes, tepocatas y peces gordos mismos que decidió proteger; había una negociación de la que nos falta mucho por saber.

Ahora, en la transición, pareciera que el priismo ya tiene seleccionada su chiva para que pague por las culpas de todos los funcionarios del peñato; lo anterior de ninguna manera la vuelve inocente.

Quienes ven en el reconocimiento de la calidad de chivo expiatorio de rosario robles una declaración de inocencia pretenden desconocer lo dicho aquí anteriormente o tienen muy oscuros intereses; creo hay que inclinarnos por lo segundo.

El Presidente Electo en más de una ocasión ha declarado que no protegerá a nadie, no intervendrá en procesos judiciales y respetará la división de poderes, los opinadores de la oligarquía ni ven ni oyen pero están ansiosos de mantener abierto el circo de múltiples pistas para seguir lucrando con información distorsionada y estridente.

Nos corresponde a los ciudadanos conscientes informarnos adecuadamente y contribuir a desmantelar la manipulación de los medios.

¡Benditas redes sociales!
8/24/2018 10:47:00 p. m.

Trascender la violencia requiere de la voluntad y el esfuerzo conjunto




Por Hasardevi
Agosto 23, 2018



Transformar hasta el peor de los males en el bien supremo, es 
"convertir el veneno en medicina"Daisaku Ikeda 

Para resolver los conflictos hay que ir más allá de la violencia y la venganza, debe haber empatía y creatividad. Hay que trascender y transformar. Johan Galtung 

Los medios por desgracia, han hecho de la mentira y la distorsión una forma de vida. Anteponen “la nota” a la información fidedigna; la estridencia a la genuina búsqueda de la verdad o al menos, de un honesto intento de acercamiento a ésta mediante un honesto enfoque en sus preguntas.  Ya no importa el ejercicio de la información para mantener alerta a los lectores de los diarios o escuchas en la radio o televidentes en videos y TV. Todos hacen las mismas preguntas, todos “destacan” lo mismo y a nadie importa si esto contribuye, o no, a construir confianza, seguridad... la paz. Pareciera que lo que se busca es la confrontación, la duda, el escándalo.

Johan Galtung acuñó el concepto de “periodismo de paz” con objeto de trazar una línea entre lo que ocurre a diario en el mundo: guerra y conflictos en diferentes países, guerra “contra” las drogas, guerra “contra” el crimen… guerra de información; y lo que podría ocurrir si los periodistas, los que analizan y comentan las “noticias” aportaran un poco cada vez a lo que se conoce como una “cultura de paz”. La mentira es violenta. Violenta a quien es víctima de ella y a quienes se dice, violenta la confianza, la dignidad.

Pionero de los estudios sobre la paz, el matemático y sociólogo Galtung ha mediado en severos conflictos de diversa índole en 150 países, es coautor de 150 libros y 90 como autor. Él también habla de la importancia vital que tiene la educación en la reconciliación y enfatiza, asimismo, el papel que los “medios” juegan en toda sociedad.

Con el nuevo gobierno, el cual implica un cambio de régimen, aun sin la formal investidura constitucional, se trabaja ya en foros para hablar y escuchar, sobre todo "escuchar". Muy criticada ha sido la posición del presidente electo por su llamado insistente al "perdón", a la "reconciliación nacional". Nuevamente, son las opiniones mediatizadas las que han empujado a la población en contra de este cambio de régimen rechazando, trivializando y haciendo escarnio de todo lo que se propone en su intento de pacificación del país.

Se llegó incluso a extremos perversos al parodiar, en anuncios televisivos durante la campaña electoral, lo que significan perdón, amnistía, y reconciliación. Con burdas alusiones a lo expresado por AMLO, se distorsionó el sentido de estas palabras y su profundidad, mostrándolo como prueba del deseo de burlar a la justicia, a las víctimas y a la sociedad en general para que, decían y siguen diciendo, "impere la impunidad".

Nada más alejado de la verdad y por cierto, qué gran mezquindad mostraron quienes avalaron dicha campaña de desinformación, violenta en sí misma.

Ofrezco aquí una breve explicación de lo que se trata esta iniciativa para pacificar a nuestra nación. Para poder llegar al “perdón” en lo que se llama la “justicia transicional” y para hacer posible la reconciliación, es necesario comenzar por crear una comisión de investigación del pasado, o "comisión de la verdad”.

En Sud África, cuando se terminó con el Apartheid, se llevaron a cabo esas medidas: comisiones de la verdad que investigaron los hechos y reuniones testimoniales, las cuales tenían por objetivo superar los agravios pasados. Mandela tuvo que enfrentar la ira de quienes se oponían al perdón y la amnistía, pero siguió adelante con la “Comisión de la Verdad y Reconciliación” que investigó las violaciones a los derechos humanos durante el Apartheid, creó un comité de compensación a víctimas y otro de amnistías que aplicaban para quienes brindaron su testimonio. Los testimonios son vitales para encontrar la verdad. En México, para conocer el paradero de los desaparecidos y los asesinados, los testimonios serán indispensables y es de suponer que los testimonios más fidedignos serán de aquellos que tuvieron algo qué ver y/o, en su momento, se vieron imposibilitados para rendir testimonio por miedo y muy probablemente su participación activa o pasiva se debió a la amenaza que sobre ellos pesaba.

Cuando se piensa en la justicia, se piensa en la retribución, en el castigo a todos los culpables. Pero existe una justicia de otra índole: la “restaurativa”, a la que aludía Desmond Tutu, quien fuera presidente de la comisión de la verdad, “significa restaurar las relaciones rotas, con la sanación, armonía y reconciliación”. Se escuchó a víctimas y a victimarios, porque los testimonios de unos y otros eran imprescindibles para reconstruir los hechos, para transitar hacia la democracia y la reconstrucción del país. Cuando realmente se quiere llegar a la reconciliación, el perdón, en todo proceso de esta naturaleza, es indispensable. Pero para que haya perdón, se requiere la confesión.

Por otra parte, el Dr. Johan Galtung, en una visita que hizo a México hace algunos años, dijo que para que México pudiera alcanzar la paz, había que combatir las causas primordiales de la violencia y una de éstas, dijo, es la enorme pobreza y desigualdad que existe en este grandioso país. “Educación”, fue otra de las cosas que mencionó el padre de “la cultura de paz”. Nosotros conocemos de sobra otra de las causas de raíz: la profunda corrupción que ha aquejado a los gobiernos mexicanos. López Obrador lo ha repetido: atacar las causas de la violencia y la inseguridad es combatir la corrupción y la pobreza y eso es lo que se propone hacer en su gobierno, además de llevar a cabo las acciones ya mencionadas para la pacificación y justicia transicional.

Es importante hacer notar que, como ya lo ha declarado la próxima secretaria de gobernación, Dra. Olga Sánchez Cordero, la amnistía, por ley, no puede ser otorgada cuando se trata de delitos de trascendencia internacional como el genocidio, los crímenes de lesa humanidad, la tortura o la desaparición forzada. Aun con la amnistía, prevalecen los derechos a la verdad, la justicia y la reparación para víctimas y familiares. Existe una clara delimitación en la procedencia de la amnistía, tanto por el derecho internacional como por los tratados internacionales. Bajo tal circunstancia, no puede haber impunidad, además de que así,sería imposible la reconciliación y la reparación del tejido social.

Estamos saliendo de un régimen de opresión, la cantidad de muertes y desapariciones, los presos políticos, las represiones, la desigualdad rampante y la corrupción política y gubernamental, lo atestiguan. En un régimen así, sería imposible pensar en una reconciliación social, en un perdón individual, ni en futuro alguno porque el pasado y el presente están heridos por la duda. Pero en un régimen incluyente, democrático, de participación activa de la ciudadanía, en donde las opiniones de todos son tomadas en cuenta; en un régimen en donde las máximas autoridades se hacen responsables y no existe la impunidad, los ciudadanos pueden transitar hacia la reconciliación y el perdón.

Es vital, empero, para esta transición, para la pacificación y la reconciliación, el papel de los medios. Medios masivos poderosos y sus famosos voceros en este país han sido pillados varias veces mintiendo y distorsionando la información. La mayoría de los periodistas, comentaristas y analistas han ido perdiendo credibilidad. Haría falta un curso de periodismo de paz para medios y periodistas por parte del Dr. Galtung. En esta hora decisiva para la nación mexicana ¿Actuarán los medios y sus conocidas voces con responsabilidad ayudando al proceso de restauración del tejido social? ¿O insistirán en un periodismo de guerra y de confrontación social?


8/16/2018 09:07:00 p. m.

¿Una "tersa" transición presidencial?



Por Hasardevi
Agosto 16, 2018
Una concentración casual de hombres no forma ninguna masa…Al enjambre digital le falta un alma o un espíritu de la masa. Los individuos que se unen en un enjambre digital no desarrollan ningún nosotros. El enjambre digital, por contraposición a la masa, no es coherente en sí. No se manifiesta en una voz. Por eso es percibido como ruido.
Tampoco la preocupación de los llamados “indignados” afecta a la sociedad en conjunto; en gran medida, es una preocupación por sí mismo. De ahí que se disperse de nuevo con rapidez.
Byung-Chul Han
En el enjambre

La transición no ha sido “tersa”. Cierto es que de inmediato el candidato del PRI se vio precisado a reconocer el amplísimo triunfo de AMLO y que en un inédito gesto Enrique Peña, presidente saliente, hizo lo propio. No era posible el fraude. Hubo, desde luego, compra de votos y burdas acciones de “probada eficacia” en otras ocasiones para detener el avance de esta ola de cambio antes, durante y después de las elecciones. Hay una elección disputada en Puebla ahora mismo, objeto de un grosero fraude perpetrado por la hipócrita derecha aliada con la “izquierda” más inicua.

No, no ha sido tersa. Hubo 132 políticos asesinados, 416 agresiones y 50 familiares de políticos asesinados, según la consultoría Etellekt y se dice incluso que este ha sido el proceso electoral más violento de la historia de México fuera de la revolución mexicana y si nos atenemos únicamente a los números. Y es que esto resulta sorprendente en pleno siglo XXI y en un país “democrático”.

No, no hay tersura… Hay violencia porque la mentira y la difamación son formas de violencia constante cuando además, se ejercen desde el poder y los medios masivos. Y ni la mentira ni la difamación han cesado desde la campaña, y desde mucho antes.

El “establishment” mexicano está perplejo sí, pero su reacción no se ha hecho esperar. La odiosa mentira del “pacto” entre AMLO y EPN es una de esas calumnias que se usan para crear un efecto de “nada cambia” en quienes votaron por la transformación del país y aun entre quienes no lo hicieron. No es algo “terso” que los gobernantes en turno, ante su apabullante derrota, hayan abandonado su responsabilidad ante el electorado y se estén dedicando al saqueo de las arcas públicas y a aumentar el endeudamiento nacional y gastando en poderosas armas.

No es tersura la constante diatriba de medios y “telectuales” a cada paso que da el presidente electo.

Y será peor. Porque la transición apenas comienza.

La civilidad mostrada por Peña no significa que estén, en su partido, conformes con su derrota, aunque a él en lo personal lo único que parece importarle es poder abandonar muy pronto el país con todo lo que pueda llevar consigo.

Ahora mismo se dedican a tratar de robar al pueblo, después de la elección, los representantes que se ganaron en las urnas, arguyendo la “sobrerrepresentación” de Morena y su coalición, lo cual carece de sustento, con la anuencia de los órganos electorales aún bajo el mando de los gobiernos en turno.

Nada será “terso”, política y mediáticamente hablando en los días por venir. El país está herido, saqueado, violentado y su reconstrucción no será fácil. Y por ello, quienes conscientemente dieron en su voto para una transformación, y sobre todo, su confianza para el presidente López Obrador, están llamados a actuar, movilizarse y participar, en lugar de lamentarse y esperar, como azuzan los arteros medios, opinólogos, comentócratas y hasta bots: que AMLO ejerza la “justicia” metiendo a la cárcel a todos cuantos han delinquido y traicionado la confianza de quienes los votaron y del pueblo en general.
A este respecto, se debe recordar que existen Tres Poderes de la Unión: Ejecutivo, Legislativo, Judicial. El próximo presidente constitucional ha ofrecido que prevalecerá el Estado de Derecho y se respetará la independencia de los poderes. Es preciso entender esta parte fundamental del compromiso de AMLO. Toca al pueblo, a los ciudadanos ejercer la presión necesaria para que el poder judicial por fin cumpla con su cometido de hacer justicia y al legislativo representar verdaderamente los intereses de todos.

Apoyar las convocatorias a participar por parte de los ciudadanos, es una forma de participación democrática de la que nadie debe abstenerse. El pueblo soberano debe participar, reunirse en círculos de reflexión, exigir y vigilar a gobernantes -desde los más cercanos hasta los más lejanos, y exhibir en público cuando éstos no atiendan sus deberes. Por supuesto, los ciudadanos han de comenzar por cumplir su parte: no fomentar la corrupción en modo alguno.

A los delincuentes que están de salida, y a los que se quedan cobijados en el fuero, si queremos que ocupen el lugar que les corresponde por corruptos, presionemos a los representantes populares y al poder judicial para que la justicia sea servida. No basta la indignación individual, hace falta actuar, para eso es la revolución de las conciencias.

Y hay que decirlo: el ambiente de paz y la mediana civilidad que se observan, se debe a la prudencia y agudeza política de Andrés Manuel López Obrador y a la organización de morena-movimiento. Así también, a la admiración que la digna figura de López Obrador ha despertado alrededor del mundo y la alegría con que en países latinoamericanos, incluso España, se recibe este aire fresco que su prometedora presidencia significa.