1/17/2015 10:48:00 a. m.

Charlie Hebdo: una reflexión difícil


Por Boaventura de Sousa
"Entramos en un clima de guerra civil de baja intensidad. ¿Quién gana con ella en Europa? Ciertamente no los partidos de izquierda, como Podemos en España o Syriza en Grecia.(...)
El contexto en que ocurrió el crimen es dominado por dos corrientes de opinión, ninguna de ellas favorable a la construcción de una Europa inclusiva e intercultural. La más radical es frontalmente islamofóbica y antimigrante. Es la línea dura de la extrema derecha en toda Europa y de la derecha cuando se ve amenazada por elecciones próximas (el caso de Antonis Samarás en Grecia). Para esta corriente, los enemigos de la civilización europea están entre nosotros, nos odian, tienen nuestros pasaportes; y esta situación sólo se resuelve liberándonos de ellos. La pulsión antimigrante es evidente.
 La libertad de expresiónEs un bien precioso pero tiene límites, y la verdad es que la abrumadora mayoría de ellos son impuestos por aquellos que defienden la libertad sin límites siempre y cuando sea su libertad. Ejemplos de límites son inmensos: si en Inglaterra un manifestante dice que David Cameron tiene sangre en las manos, puede ir preso; en Francia, las mujeres islámicas no pueden usar el hiyab; en 2008, el dibujante Maurice Siné fue despedido de Charlie Hebdo por haber escrito una crónica supuestamente antisemita. Esto significa que los límites existen, pero son diferentes para diferentes grupos de interés. Por ejemplo, en América Latina, los grandes medios, controlados por familias oligárquicas y por el gran capital, son los que más claman por la libertad de expresión sin límites para insultar a los gobiernos progresistas y ocultar todo lo bueno que éstos han hecho por el bienestar de los más pobres."


El repugnante crimen cometido contra los periodistas y dibujantes del semanario Charlie Hebdo hace muy difícil un análisis sereno de lo que está implicado en este acto bárbaro, de su contexto y precedentes, así como de su impacto y repercusiones futuras. Sin embargo, este análisis es urgente, bajo pena de continuar avivando un fuego que mañana puede alcanzar a las escuelas de nuestros hijos, nuestras casas, nuestras instituciones y nuestras conciencias. Ahí están algunas pistas para tal análisis.
La lucha contra el terrorismo, la tortura y la democracia
No se pueden establecer nexos directos entre la tragedia de Charlie Hebdo y la lucha contra el terrorismo que EU y sus aliados están ejecutando desde el 11 de septiembre de 2001. Pero es sabido que la extrema agresividad de Occidente ha causado la muerte de muchos millares de civiles inocentes (casi todos musulmanes) y ha sometido a niveles de tortura de una violencia increíble a jóvenes musulmanes contra los cuales las sospechas son meramente especulativas, como consta en el reciente informe presentado al Congreso estadunidense. Y también es sabido que muchos jóvenes islámicos radicales declaran que su radicalización nació de la revuelta contra tanta violencia impune. Ante esto debemos meditar si el camino para frenar la espiral de violencia es continuar con las mismas políticas que la han alimentado como ahora es demasiado patente.
La respuesta francesa al ataque muestra que la normalidad constitucional democrática está suspendida y que un estado de sitio no declarado está en vigor, que los criminales de este tipo, en lugar de ser apresados y juzgados, deben ser abatidos, que este hecho no representa aparentemente ninguna contradicción con los valores occidentales. Entramos en un clima de guerra civil de baja intensidad. ¿Quién gana con ella en Europa? Ciertamente no los partidos de izquierda, como Podemos en España o Syriza en Grecia.
Continuar lectura en La Jornada ->
http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/01/17/charlie-hebdo-una-reflexion-dificil-boaventura-de-sousa-santos-7612.html

Se recomienda lectura en este blog de:  http://hasardevi.blogspot.mx/2015/01/no-delirar-cuando-se-desatan-los.html#.VLqSKoHFWrU

1/09/2015 05:31:00 p. m.

Charlie Hebdo “No delirar cuando se desatan los delirios”



El Ataque a Charlie Hebdo y su contexto

 Introducción, traducción y resumen por Hasardevi
9 de Enero de 2015
Charb decía que tener miedo era renunciar a hacer crítica, a hacer prensa. También decía que aquéllos que amenazaban de muerte en su fanatismo, no eran religiosos del Islam, eran infieles por actuar así. Tenía 47 años y llevaba escolta desde que había sido amenazado por caricaturizar a Mahoma. No fue el único ultimado, también hubo un argelino, por cierto, entre los 12 asesinados miembros de Charlie Hebdo.

La revista satírica Charlie Hebdo tenía ya una larga tradición dentro de la prensa francesa, primero como la revista Harakiri. Existen diversas opiniones sobre la versión oficial: que el atentado es obra terrorista de Al Qaeda, y Thierry Meyssan, autor de “La Gran Impostura” y fundador de la Resseau Voltaire,  va más lejos al referirse a este ataque como algo parecido a lo que ocurrió el 9/11 en las Torres Gemelas de Nueva York. Meyssan, declarado “persona non grata” por el gobierno de los EUA ha afirmado que lo del 11 de Septiembre fue un “trabajo interno”. Hoy, afirma que hay que mirar hacia los mismos EUA para entender lo ocurrido en Francia. En estos momentos, las fuerzas del orden en Francia, investigan al mossad…

En todo caso sí vale la pena no dejarse llevar por la misma barbarie que, de donde quiera que provenga, impulsó el asesinato de los periodistas. El pensador Edgar Morin dice en estos días de gran agitación para Francia: “Ne pas délirer quand se déchainent les délires” (“No delirar cuando se desatan los delirios”)

Vale la pena conocer del asunto desde varias posiciones, entender la trascendencia que un hecho como éste tiene para la estabilidad y la –de por sí superficial paz y las consecuencias posibles. Las aristas tienen que ver con la religión, lo secular, la libertad de expresión, la responsabilidad frente a esta libertad, las fobias y el fanatismo, la política desde luego, y ahí, agazapado como siempre, el anhelo de poder, de control y de la omnipresente avaricia.
Aquí algunas posiciones para ser analizadas, no sin deplorar la sangre derramada y repudiar el injustificable crimen.


Patrick Le Hyaric, director de l’Humanité en su editorial del 8 de enero de 2015
Es un atentado contra la creación, la inteligencia y el derecho de pensar…Contra la libertad y la democracia como en las horas más lúgubres y trágicas de nuestra historia. Se han batido las armas del terror y la muerte contra la fraternidad humana y contra todo debate, contra la cultura. En contra de cualquier intento de emancipar el nombre de un proyecto reaccionario y oscurantista. ¡No se equivoquen!
Es la República y sus valores, su historia, sus luces, su secularismo, el objetivo. Esta república es la de la tolerancia, el respeto por los demás. Quiérase o no, la escritura de Charlie Hebdo, sus dibujos, caricaturas, revelan la cara oculta de la vileza de este mundo y sus actores. Poder publicar su contenido forma parte del  desafío de un debate democrático. La República Unida debe hablar inmediatamente con la fuerza y ​​la dignidad que las circunstancias exigen. Estaremos por cualquier iniciativa que permita la expresión ciudadana unida. Obviamente, rechazamos y nos oponemos a confundir esta barbarie con cualquier religión y vamos a ampliar nuestras luchas contra todas las formas de racismo, sea el antisemitismo o la islamofobia.

No podemos aceptar el juego cínico de los que, por razones políticas, en los últimos meses, juegan con los odios, el racismo, el extremismo de derecha, en amalgamas a micrófono abierto para escupir de diferentes maneras su odio a lo extranjero. Todo esto alimenta el clima de xenofobia que envenena y envuelve a Francia ya hace mucho tiempo. Hacemos un llamado a salir de estos juegos políticos, a resistir frente al hundimiento del debate público.

Queridos Georges Wolinski, Cabu, Charb, Tignous y todos los demás, lloramos por ustedes y no les olvidaremos jamás, fieles al poder subversivo de su arte que acaba de costarles la vida. Este drama terrible y estas vidas robadas nos obligan a defender palmo a palmo los valores de la libertad, la tolerancia, la fraternidad y la igualdad. En estas horas trágicas, en un contexto donde las tensiones no cesan de aumentar, la República unida, tolerante, laica y social, debe afirmarse más que nunca. Debe resistir y hacer frente a estos cobardes y estos bárbaros.
---------------------------------------------

Cuando los caricaturistas trastornan a las 'personas equivocadas'
por Khalid Albaih 

Khalid Albaih es un artista sudanés, caricaturista político, ilustrador, diseñador y escritor. Sus dibujos se han convertido en un símbolo para los levantamientos.
Tomado de AL Jazeera.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Al Jazeera.

Como caricaturista político árabe y musulmán que vive y trabaja en el Oriente Medio, el temor a molestar a las "personas equivocadas" es parte de la vida diaria.
Mis imágenes políticamente cargadas, se hicieron famosas durante las primeras etapas de las protestas de la Primavera Árabe en 2011. Al igual que tantos jóvenes en el Medio Oriente, encontré una salida en los medios de comunicación social. Fui etiquetado rápidamente como "un artista de la revolución".

Hoy en día, mi trabajo es compartido por todo el mundo. En mi Sudán natal, así como en Yemen y Túnez, mis caricaturas son utilizadas por los grupos revolucionarios y activistas políticos.

Esta es mi pasión. Yo no vivo fuera de estas caricaturas políticas. De hecho, yo animo a la gente a copiarlas y compartirlas. Es un honor, pero no está exento de peligros.
Todos los niveles de censura

No es tarea fácil para una caricatura pasar por todos los niveles de la censura - comenzando con la autocensura luego con la censura interna, impuesta por el gobierno, que al igual que en muchos países de esta región, alguien tiene que revisarla a fondo - es decir desmenuzar y encontrar potencialmente significado ofensivo.
Es por eso que entiendo por qué Occidente está luchando tan duro para mantener la libertad de expresión tan libre como debe ser. A raíz del ataque deplorable en la revista satírica francesa Charlie Hebdo, me uno absolutamente con el resto del mundo en la condena de las acciones de estos jóvenes.

Condeno los ataques a los dibujantes, aunque yo no estoy de acuerdo con la línea editorial de la publicación, que he encontrado a menudo hiriente y racista. Sin embargo, me gustaría continuar la defensa de su libertad de expresión.
Creo que la religión o la ideología de los asaltantes es irrelevante; Creo que simplemente estaban buscando a llevar a cabo un ataque; creo que si no hubieran atacado a Charlie Hebdo habrían atacado cualquier otra cosa.

De cualquier manera los Musulmanes parecen perder. Se les pide constantemente que se disculpen por crímenes que ni cometieron ni apoyaron. Ellos también son víctimas de la violencia de los extremistas. Aun así, se les insta a pedir disculpas y de alguna manera expiar los crímenes que se cometieron en nombre de su religión. Luego se debe enfrentar la ira de los extremistas que los atacan por negarse a aprobar los métodos que ven como la única manera de defender el islam.
El papel constructivo

Esta situación es la perpetuación de lo que está sucediendo en el Medio Oriente en este momento - es mucho más complejo que el negocio de dibujos animados. 
A fin de que nosotros participemos con un papel constructivo, debemos desistir de señalar con el dedo a otros, y examinar lo que motiva a estos jóvenes a recurrir a la violencia y el extremismo.

La libertad de expresión es un arma poderosa y yo nunca la he tenido totalmente - pero para aquellos que lo tienen, me gustaría que dejen de tomarla por sentado.
En su lugar, se deben formular las preguntas correctas - Las preguntas que se deben responder - en lugar de las acusadoras que alimentan los estereotipos que se han originado en los medios de comunicación convencionales.
Su labor debe centrarse en transmitir el mensaje correcto. Deben trabajar hacia la reducción de la brecha - y no a la ampliación de la misma.
Tristeza en las calles de Africa, manifestaciones en apoyo a Charlie Hebdo (foto rfi)
-----------------------------

Para Edgar Morin, sociólogo y filósofo francés que acuñó la noción de El pensamiento complejo, “la masacre marca la irrupción en la sociedad francesa, de la guerra en el Medio Oriente, donde las naciones occidentales han jugado al aprendiz de brujo.”

 “Francia ha sido golpeada en el corazón de su naturaleza laica y su libertad”
(Le Monde, 8 de Enero, 2015)
Francois Hollande tiene razón: "Francia fue golpeado en el corazón” El golpe fue al centro de su naturaleza secular y su idea de la libertad, precisamente en un ataque contra el semanario clásico por la falta de respeto, del escarnio atentando a lo sagrado en todas sus formas, incluidas la religiosa. Ahora bien, la falta de respeto de Charlie Hebdo es a nivel de la risa y el humor, lo que le da a este ataque un carácter monstruosamente estúpido.
Nuestra emoción no debe paralizar nuestra razón, así como nuestra razón no debe atenuar nuestra emoción.
Contradicción insalvable
Hubo problemas en el momento de la publicación de las caricaturas. ¿Hay que dejar la libertad de ofender a la fe de los creyentes en el Islam degradando la imagen del Profeta, o bien la libertad de expresión prevalece sobre todas las demás consideraciones? Yo manifesté entonces mi sentimiento de una contradicción no superable, especialmente porque que soy de los que se oponen a la profanación de lugares y objetos sagrados.
Pero por supuesto, esto no atenúa en lo absoluto mi horror y repulsión por el ataque contra Charlie Hebdo.
 Dicho esto, mi horror y mi repulsión no me impiden contextualizar el vil atentado. Este, significa la irrupción, en el corazón de Francia, de la guerra del Medio-Oriente, guerra civil y guerra internacional en que Francia intervino acompañando a los Estados Unidos.
El ascenso de Daech es sin duda consecuencia de la radicalización y empeoramiento de la guerra en Irak y Siria, pero las intervenciones militares de los EEUU en Irak y Afganistán han contribuido a la ruptura de las naciones étnica y religiosamente compuestas como Siria e Irak.
Los Estados Unidos eran aprendices de brujos y las diversas coaliciones sin fuerza real que conducen están condenadas al fracaso, ya que no reúnen a todos los países interesados​​, además de que establece como objetivo una paz imposible en la restauración de la unidad de Irak y Siria. Mientras que la única salida pacífica real (actualmente inviable) sería una gran confederación de los pueblos, grupos étnicos, religiones de Oriente Medio, bajo la garantía de naciones unidas, único antídoto contra el Califato.
Coincidencia
Francia está presente por su aviación, por los musulmanes franceses que dejaron la Jihad, por musulmanes franceses que regresaron al Jihad, y ahora está claro que el Medio Oriente está presente en Francia por la actividad mortal que comenzó con el ataque contra Charlie Hebdo, así como el conflicto palestino-israelí ya está presente en Francia.
Además, hay una coincidencia, aunque accidental, entre el fundamentalismo islámico asesino que acaba de presentarse y las obras islamófobas  de Zemmour y Houellebecq, ellas mismas convertidas en síntomas agravados de una virulencia, no sólo en Francia sino también en Alemania y en Suecia, de la islamofobia.
(Nota: Ver: “Cobijada por el escándalo sale a la venta novela Sumisión de Houellebecq” http://www.jornada.unam.mx/2015/01/08/cultura/a03n1cul)
El miedo va a empeorar
El pensamiento reduccionista triunfa. No sólo los fanáticos asesinos creen luchar contra los cruzados y sus aliados, los judíos (que los cruzados masacrarían), sino que el islamófobo reduce al árabe a su supuesta creencia, el islam, reducen lo islámico en islamista, al islamista en fundamentalista, al fundamentalista en terrorista. Este anti-islamismo se está haciendo cada vez más radical y obsesivo y tiende a estigmatizar a una población aún mayor en número que la población judía, que fue estigmatizada por el antisemitismo de antes de la guerra y Vichy .
El miedo va a empeorar en los franceses de origen cristiano, en aquellos de origen árabe, en los de origen judío. Unos se sienten amenazados por los otros y un proceso de descomposición está en marcha, que puede ser capaz de detener la gran manifestación prevista para el sábado 10 enero, porque la respuesta a la descomposición es la reunión de todos, incluyendo a todos los grupos étnicos, religiones y composiciones políticas.