8/14/2015 06:15:00 p. m.

El Costo Social del Capitalismo

por Dr Paul Craig Roberts 

@PCraigRoberts


Por Jeremías
@Jeremias_RA

El Dr Craig es uno de mis autores favoritos, ha logrado capturar mi atención no solo por los temas que trata sino que al hablar de la problemática en su país veo las semejanzas con el mío y noto que las causas son las mismas, me refiero al efecto de la avaricia y creo que la soluciones son similares. Al compartir sus puntos de vista refuerzo mi creencia en que le estado de cosas debe de cambiar para mejorar el futuro de todos no solo de un país en particular.

Jeremias

Pocas empresas, si acaso alguna, absorben el costo total de sus operaciones. Las corporaciones trasladan muchos de sus costos al medio ambiente, el sector público, y a distantes terceros. Ejemplo de esto es que recientemente tres millones de galones (11.3 lt) de agua con desechos tóxicos de una mina de Colorado han escapado y está de camino hacia dos ríos en Utah y el lago Powell. Al menos siete sistemas de agua de ciudades de los alrededores y que dependen de esos ríos, han sido cerrados. La basura fue abandonada por una empresa privada, y los residuos fueron liberados accidentalmente por la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA por sus siglas en inglés), lo que podría ser cierto o podría ser un encubrimiento para proteger la mina. Si el agua en el depósito del lago Powell termina contaminada, es probable que ese costo, impuesto a terceros, sea superior al valor total de la producción de la mina en toda su vida.

Los economistas llaman a estos costos "costos externos" o "costos sociales". La mina logró sus ganancias creando contaminantes, y este costo lo pagan quienes no tienen participación alguna en las ganancias.

Así es como el capitalismo regulado funciona, se puede imaginar lo mal que sería el capitalismo no regulado. Basta con pensar en el sistema financiero no regulado, las consecuencias que aún padecemos solo muestran que hay más en el futuro.

A pesar de la enorme evidencia de lo contrario, los libertarios sostienen fuertemente su concepto romántico del capitalismo, que, libre de la interferencia del gobierno, sirve al consumidor con los mejores productos a los precios más bajos.

Si tan solo.

Los progresistas tienen su propia contraparte al romanticismo de los libertarios. Los progresistas consideran al gobierno como el caballero blanco que protege al público de la codicia de los capitalistas.

Si tan solo.

Todo el mundo, y ciertamente los libertarios y progresistas, deberían leer el libro de Jeffrey St. Clair, Born Under A Bad Sky (Nacido Bajo Un Mal Cielo) (2008). St. Clair es un escritor atractivo, y su libro es gratificante en muchos niveles. Si usted nunca ha navegado los ríos occidentales o superado el reto de los rápidos traicioneros o acampado entre los mosquitos y serpientes de cascabel, puede experimentar estas facetas de la vida vicaria con St. Clair, y al mismo tiempo aprender cómo la corrupción en Park Service, el Forest Service The Bureau of Land Management  (El Servicio de Parques, el Servicio Forestal y el Oficina de Administración de Tierras, respectivamente) se ha traducido en las empresas madereras, mineras y ganaderos que hacen dinero mediante el saqueo de los bosques nacionales y las tierras públicas.

Los subsidios públicos otorgados a los mineros, madereros y ganaderos son tan extravagantes y tan perjudiciales para el interés público como los subsidios de que la Federal Reserve and Treasury (la Reserva Federal y del Tesoro) proporcionan a los "bancos demasiado grandes para quebrar".

Los progresistas y libertarios necesitan leer lo que St. Clair decía acerca de cómo el Servicio Forestal crea caminos en los bosques sin caminos, con el fin de subsidiar la tala de los bosques y la destrucción del hábitat de especies amenazadas y raras por las empresas madereras. Nuestros románticos necesitan aprender cómo las tierras de menor valor son negociadas por tierras públicas más valiosas con el fin de transferir la riqueza de lo público a manos privadas. Tienen que aprender que permitir a ganaderos utilizar tierras públicas solo ocasiona la destrucción del hábitat y la destrucción de riberas de los ríos y la vida acuática. Ellos necesitan entender que los jefes de las propias agencias federales de protección de la madera, la minería y de ganaderas trabajan para empresas privadas y no para el público. Los estadounidenses de todas las tendencias tienen que entender que así como senadores y representantes son comprados y pagados por las agencias militares de seguridad, por Wall Street, y el lobby de Israel, son propiedad también de los intereses mineros, madereros y ganaderos.

El interés público no está en ninguna parte.

Los dos embalses más grandes, el lago Mead y el Lago Powell, actualmente se encuentran en el 39% y el 52% de su capacidad. Los lagos enormes de los que el oeste de Estados Unidos depende se están secando. Y ahora el lago Powell se enfrenta a recibir 3 millones de galones de aguas residuales que contienen arsénico, plomo, cobre, aluminio y cadmio. Los pozos en las llanuras, que se alimentan de los ríos contaminados también están en peligro de extinción.

Los contaminantes, que cambian el color de los ríos a naranja, corren hacia el río Animas de Silverton, Colorado, a través de Durango en el río San Juan en Farmington, Nuevo México, un río que desemboca en el río Colorado, que alimenta el lago Powell y el Lago Mead.

Todos estos daños causados ​​por una mina capitalista.

En noviembre del año pasado, US Rep. Chris Stewart (R.Utah) consiguió que su proyecto de ley fuera aprobado por la Cámara. Stewart es un asesino a sueldo que trabaja para el capitalismo. Su proyecto de ley "está diseñado para prevenir que  científicos independientes y calificados asesoren a la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Ellos serán reemplazados con agencias afiliadas a la industria, que puedan o no tener experiencia científica relevante, pero cuyos sueldos van a asegurar que la EPA no les diga a sus empleadores la verdad de lo que ocurre. 

"Http://www.iflscience.com/environment/epa-barred -Introducción-consejos-científicos

 Stewart dice que es una cuestión de equilibrar hechos científicos con intereses de la industria.


Y ahí lo tienen.



El Dr. Paul Craig Roberts fue Secretario Asistente del Tesoro para Política Económica y editor asociado del Wall Street Journal. Fue columnista de la revista Business Week , Scripps Howard News Service, y Creators Syndicate . Él ha ofrecido numerosas conferencias dentro de la academia. Sus columnas de Internet han atraído a muchos seguidores en todo el mundo. Sus librosmás recientes son: The Failure of Laissez Faire Capitalism and Economic Dissolution of the West y How America Was Lost.

0 comentarios: