8/18/2016 08:13:00 p. m.

Secretaria de Joseph Goebbels (de 105 años de edad), habla 70 años después



70 años después del fin de la guerra, una secretaria de Joseph Goebbels habla

Agosto 17, 2016
Tomado de Le Monde
Traducido por Hasardevi


Brunhilde Pomsel fue una de las secretarias de Joseph Goebbels. Fue condenada a 5 años de prisión a la caída de la Alemania nazi.

Brunhilde Pomsel fue durante la Segunda Guerra Mundial, uno de los seis secretarios de Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi y uno de los más poderosos líderes del Tercer Reich. Más de setenta años después de la guerra, esta señora, de 105 años de edad, decidió contar su día a día en el corazón de la burocracia nazi en la película, Una Vida Alemana, difundida recientemente en el Festival de Cine de Munich.

Video:
https://youtu.be/PvLL6LP41YY

Pero también en una larga entrevista con The Guardian. ¿Por qué ahora? Debido a que tiene "poco tiempo de vida," dijo ella, y que era "importante para mí reconocer la imagen en el espejo para poder entender lo que hice mal." "Pero esto no se trata en absoluto de aliviar mi consciencia", añade. Lo hace, dice, para evitar que "el mundo se convierta de nuevo en lo que ya ha sido, con algunos resultados horribles”.

Un trabajo como cualquier otro. Brunhilde Pomsel recuerda cuando su vida profesional cambió. En 1942, ella tenía 31 años y trabajaba como secretaria para una radio. Ella era un miembro del partido nazi, tal como cerca de 8 millones de alemanes. Alguien la recomendó para un puesto en el Ministerio de Propaganda. Se sintió "halagada" porque significaba que "ella era la mecanógrafa más rápida de la radio."

Durante tres años, acude al magnífico edificio en Unter den Linden, con un salario fabuloso para ese tiempo, de 275 marcos. "Si ella admite haber estado en el corazón de la máquina de la propaganda nazi (...) habla de manera casi bizarra, como si se tratara de un trabajo como cualquier otro", escribió el periodista Kate Connolly:

"Yo no hacía más que mecanografiar en la oficina de Goebbels."
Los Goebbels siempre fueron muy buenos conmigo ". Gran parte de la entrevista gira en torno a la figura de Joseph Goebbels, uno de los nazis más extremistas y leales a Adolf Hitler. Brunhilde Pomsel describe necesariamente una imagen diferente: la de un hombre "de noble elegancia" muy cuidadoso acerca de su vestimenta. "Siempre las mejores telas para sus trajes" y "manos muy nítidas, probablemente se hacía manicura todos los días."

"No había nada malo que decir de él", dice ella, hasta que estaba en escena haciendo un discurso de propaganda. El hombre amable se convertía en un "enano desatado." Pero la secretaria permanecería leal a su jefe y su esposa - "Siempre fueron muy buenos conmigo" – a sus hijos los llegó a ver en la oficina también. Cuando se enteró el 1o. de mayo de 1945 que todos se habían suicidado,  quedó “estupefacta”.


"No estábamos al tanto de nada, todo se mantuvo en secreto. "Después de la caída de la Alemania nazi, el secretario fue condenado a cinco años de prisión en campos en poder de los rusos. Ella volverá a ser secretaria más tarde en una radio estatal, donde experimentará "una vida privilegiada con una buena remuneración y acceso a viajes", según The Guardian, hasta su retiro en 1971.
Más de setenta años después, Brunhilde Pomsel sigue jurando que no era consciente de lo que se perpetraba en el régimen.

"Yo sé que nadie nos cree hoy en día, todo el mundo piensa que estábamos al tanto de todo. No éramos conscientes de nada, todo se mantuvo en secreto. "

"Ella se niega a admitir que era ingenuo creer que los judíos desaparecidos habían sido enviados a los pueblos de los Sudetes a repoblar", escribe el periodista de The Guardian. "Lo creímos, nos lo tragamos. Era totalmente plausible," responde la anciana, como si tratara de justificarse a sí misma describiendo “un país entero que estaba como hechizado".


"La gente que hoy en día dice haber hecho frente a los nazis, creo que son sinceros al decirlo, pero créanme, la mayoría no lo hizo."
--------------

Nota de Hasardevi:

Joseph Goebbels fue el ministro de propaganda nazi de Hitler, él se interesó en los medios nuevos, en ese entonces, de difusión, como la radio y el cine para uso propagandístico. A él se le atribuye la famosa frase de "una mentira repetida mil veces deviene verdad". Era, entre otras cosas, profundamente antisemita y verdadero devoto del Reich.

Lo que es claro, es la negación en que insiste la Sra. Pomsel, porque al no querer enterarse de lo que realmente ocurría, se hizo cómplice de los horrores de ese régimen. Como muchos hoy, que miran hacia otro lado...

Los directores de la película dicen que han hecho la película "en un momento en el que el populismo de derecha está en auge en Europa", porque quieren que la cinta sea un recordatorio de la "capacidad de complacencia y de negación del ser humano".


0 comentarios: