4/27/2012 06:41:00 p. m.

"Biografía no autorizada de AMLO"

Presentación y Réplica del libro. Aquí el autor y Alejandro Encinas

Bernardo Barranco, presentador, con el autor y A. Encinas
Por Hasardevi

“Si la falsedad, como la verdad, tuviese un solo rostro, estaríamos mejor, ya que podríamos considerar cierto lo opuesto de lo que dijo el mentiroso. Pero lo contrario a la verdad tiene mil formas y un campo ilimitado.”
Montaigne, Ensayos.

25 de Abril, 2012. Metepec, Edo. México. El día de hoy se presentó el libro "Biografía no autorizada de AMLO, mitos, mentiras y secretos".  El libro no es propiamente una biografía del candidato a la presidencia a la República Mexicana, sino realmente una fuerte crítica hacia la izquierda, partidos políticos de ésta, especialmente el PRD y hacia el propio López Obrador.

Justo en este tiempo de elecciones, y dicho por el propio autor, éste aprovecha la oportunidad para dar a conocer el libro, yo pienso que para venderlo, pero en fin. No obstante, a decir de los propios presentadores, Bernardo Barranco y Alejandro Encinas, el libro es "equilibrado" aunque contiene varias inexactitudes, entre otras por ejemplo, que el registro del partido de la revolución democrática no obtiene su registro gracias a Heberto Castillo, sino al partido Comunista, a la sazón, el PSUM.

El tres veces diputado Encinas, hizo una extensa y muy acuciosa reseña de la izquierda en México, pasando por las diferentes transformaciones del partido comunista mexicano y grupos  y corrientes dentro de la izquierda, hasta llegar a 1988 con la creación del Frente democrático y finalmente al 2006. Cosas interesantes acerca de la izquierda mexicana que Encinas narró y que a su propio decir, ya pocos dicen ahora, lo cual sirvió para hacer la réplica a las inexactitudes que aparecen en el libro.

El libro acude nuevamente al señalamiento de la corrupción en la izquierda, aludiendo a los casos "Bejarano" y "Ponce", que en su momento fueron la punta de lanza para atacar a AMLO. Dos casos que Encinas dejó debidamente documentados al recordar que ambos personajes fueron de inmediato inhabilitados y puestos a disposición de la autoridad competente y que ambos pagaron condena e incluso, Ponce, aún se encuentra en la cárcel en un proceso que no ha podido probar que hiciera uso de recursos del erario. En el caso de Bejarano, tampoco hubo nunca un delito tipificado por el cual se le haya podido acusar, si bien, aclaró y concordamos absolutamente con él, lo que estos personajes hicieron fue "un duro golpe al corazón de la izquierda". Así fue.

A comentarios expresos de algunos presentes, acerca de el oportunismo del libro y el uso del nombre de AMLO para documentar la "corrupción en la izquierda", el autor dijo que como periodista tenía el derecho a hacerlo y que AMLO tenía responsabilidad en ello. No obstante lo anterior, los presentes manifestaron su acuerdo con un fuerte aplauso cuando estas personas hicieron uso de la palabra.

Barranco señaló que era importante mantener la crítica, en lo que los presentadores y otros participantes presentes, mostraron su acuerdo, pero preguntó también por qué el libro "ahora" en estos momentos de campaña a la presidencia. El autor dijo simplemente ¿y por qué no? y añadió en su "defensa" que antes había escrito "negocios de familia" sobre Peña N. y otro sobre los panistas.

El autor sostiene en su libro que MORENA es una "simulación" y según él de 10 personas en MORENA sólo 2 son reales... Dice también Ruiz que las mafias en la policía del D. F. continúan y responsabiliza a los gobiernos de izquierda de ello. Hay que hacer notar que el autor dijo ser hijo de un policía "de extrema derecha y represor". Encinas, sin embargo, dice que sí hubo un cambio en la policía y relata la anécdota de que por ejemplo un policía que cuando él acudía a manifestaciones era el que los reprimía, se convirtió en su sub-alterno cuando el estuvo en el gobierno del DF. Así que fue jefe de ese policía ni más ni menos. Pero dijo también que le tocó ver el cambio que se dio en la policía y lo constató.

El señor Ruiz dice que como periodista tiene derecho a decir lo que quiera; yo también como ciudadana tengo derecho: se escucha muy resentido con AMLO y se refiere a él con verdadero encono, sobre todo en entrevista que le hicieron en el radio (w) y le achaca toda la responsabilidad de la corrupción en el PRD. Dice, entre otras cosas, que AMLO vive de una fundación que tiene "que no recuerda el nombre" pero que además, de cantidades que le entregan legisladores, etc. Cuando le preguntan si vive de los 50 mil pesos que él declara, el periodista dice que no: "ni yo vivo con 50 mil pesos". Bueno, desconocemos su tren de vida o sus gustos, pero debe vender muchos libros y recibir mucho más de 50 mil pesos al mes para solventar dicho tren de vida...

Lo que sí es un hecho es que su libro, que intenta ser una "radiografía" de la izquierda a decir del propio autor, carece de referencias, lo cual, siendo un trabajo de "investigación", deja mucho qué desear al menos en aquellos lectores que nos preciamos de no ser tan crédulos y entender que todo alegato debe estar sustentado y que toda investigación debe estar debidamente documentada. La periodista Anabel Hernández,  que ha escrito libros con notables casos de corrupción, ha dicho que ha buscado y buscado y no ha encontrado nada que pueda delatar corrupción en AMLO. Por cierto, ella sí pone referencias a sus libros.

Con todo respeto pienso que los libros del corte de los del periodista Ruiz, poco aportan a la ciudadanía dadas las inexactitudes de que adolecen, pero además, en el terreno político ondean la bandera de que "todos los políticos son iguales" promoviendo simplemente el desaliento. De todos modos, cuesta creer en la seriedad o veracidad de un libro cuando comienza induciendo a error desde su título.

 Conozco el periodismo comprometido de gente como Granados Chapa, Jenaro Villamil, por mencionar sólo algunos y el del canal 6 de julio que es verdaderamente notable por cierto. Y también conozco el "periodismo de paz" propugnado por Johan Galtung, que visitó nuestro país el año pasado. De lo dicho por él, me gustaría citar el siguiente párrafo, aclarando que la violencia, para Galtung, lo es también aquella que está presente en todo conflicto y que por periodismo de paz se refiere a uno que aporte a la humanidad y no sólo busque notoriedad, ventas o premios.

"En el periodismo de la paz el periodista incluye dos preguntas siempre que hay violencia: “¿Cuáles son el conflicto y sus causas?” y “¿cuál la salida?”. Son las que temen los políticos. En el caso del 11/S el periodista hubiera exhibido ante el mundo a Bush, pues éste habría respondido: “la salida es sencilla, el exterminio de los malos”. [...] No justifico aquellos atentados, sólo digo que hay un tipo de causalidad entre conflictos y violencia; si consideras que la violencia no te gusta, elimina la causa. Los periodistas hacen la vida tan fácil a los políticos porque no les formulan estas dos preguntas, sino sólo la de “¿qué va a hacer usted contra la violencia?”, permitiéndoles responder, “vamos a movilizar, ta ta ta ta ta”. ¡Justo la pregunta que el político quiere! El problema es que muchas veces los periodistas no son sólo ignorantes, sino también cobardes.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo compraron, para que dijera cosas que no son del todo verdaderas. Lo único que en realidad quieren es simplemente que AMLO no llegue al poder, están en medio mucho dinero y economía de la oligarquía en México.