3/07/2013 05:32:00 p. m.

Y... ¿Por qué MORENA partido?

Por Hasardevi


Sería un error hacer creer a los ciudadanos que se indignan que los partidos políticos son impotentes. Al contrario. Vivimos en democracias que sólo pueden cambiar de orientación si los grandes partidos políticos son animados por los ciudadanos. Stéphan Hessel  ( http://tinyurl.com/d68tp4z )


Hace unos días murió a la edad de 95 años Stéphan Hessel, humanista, ex resistente durante la ocupación Nazi en Francia, judío defensor de los palestinos, co-redactor de la Declaración de los Derechos del Hombre, autor de Indignez vous! o ¡Indígnense!
En una de sus obras más recientes, escrita junto con Edgar Morin, El Camino de la Esperanza: Ciudadanos ¡A la acción!, llama a no dejarse llevar por un idealismo inactivo o, peor, por el cinismo. Tanto Morin como Hessel afirman su convicción en el camino de la política, a pesar de las crisis que el mundo enfrenta hoy en día.
Al abundar en la problemática actual en el mundo, las varias crisis que convergen al fin en una verdadera crisis de civilización, ambos pensadores y hombres de acción, concluyen en que “No basta con enumerar medidas guías, en vista de la complejidad y la interdependencia de todos los problemas. Como base de todo, hace falta una reforma del pensamiento, en el modo de vivir y en la educación. Si se desea una verdadera transformación, hay que trabajar en todos los frentes al mismo tiempo”.  “Otra política económica es posible y no pasa sólo por el desarrollo de una economía verde, sino por importantes trabajos de revitalización del campo, la descontaminación y la re humanización de las ciudades.”

“Podemos rebelarnos, aspirar a otra vida democrática pero, una vez que esta inspiración se manifiesta, estos movimientos se rompen. Es importante ante todo elaborar un pensamiento político fundado sobre un diagnóstico de la situación.”

MORENA comienza a nacer desde que se da la resistencia civil pacífica, eso me parece evidente en las creativas manifestaciones de la gente tanto en la ocupación del Zócalo y Reforma como en las marchas y acciones en protestas y en defensa de los bienes de la nación y el pueblo. En los círculos de reflexión que desde entonces comienzan a abrirse, en las radios alternativas que difunden y comunican como oasis en el desierto de desinformación y calumnia.
Lo que hace Andrés Manuel López Obrador, es recoger el sentimiento de la gente que él percibe tanto en los mítines multitudinarios, de cientos de miles o en las pequeñas plazas con la gente que lo rodea, le habla, le escribe cartas... Así, se va conformando un movimiento que, aunque cambiando de nombre, engloba la indignación de muchos que ya no están dispuestos a seguir pasivos ante la tempestad política y la debacle de toda índole en el país.
Artistas, intelectuales, incluso algunos empresarios, se van uniendo alrededor de la convocatoria de AMLO. Políticos de diversas corrientes de la izquierda y también expriistas, confluyen. Siempre hay un ala de la izquierda que muestra su inconformidad con algunas posturas políticas de López Obrador, lo hace en forma soterrada o abierta según su conveniencia, pero siguen medrando a costa de la figura carismática del líder. Saben que la gente los rechazará si abren demasiado su juego, ese de navegar en dos aguas y de hacer de la política su negocio personal, incluso familiar.
Las presiones en los partidos de izquierda, especialmente en el PRD del cual AMLO fue miembro fundador, arrecian y, en ocasiones, éste debe ir a contracorriente en su propio terreno. La gente se disgusta y le exige que abandone el PRD. AMLO permanece ahí y se conforma la coalición de los tres partidos de izquierda para llevar de nuevo su candidatura a la presidencia: no había otro camino; eso o renunciar a la aspiración de llegar al poder... de manera pacífica.
Pero llegar al poder ¿para qué? para poder desde ahí, llevar a cabo los cambios necesarios para rescatar al país en todos sus aspectos: educación, campo, economía, seguridad social, combate a la inseguridad y la corrupción reinante, en fin, sacar al país del estado decadente en que se encuentra.

Los partidos políticos van a remolque de la economía, cuando es la economía la que tendría que ir a remolque de la política. Pero hay una posibilidad de regeneración, y hay que trabajar en esa dirección. E. Morin
A quienes se indignan hay que decirles que no se queden fuera del funcionamiento institucional del país.Hessel

Se perpetra el nuevo fraude y las “izquierdas” toman las posiciones que a cada cual conviene. Se hace más descarada la posición colaboracionista del perredismo chuchista y por fin, llega el día en que AMLO anuncia su salida del PRD, no sin antes agradecer a los tres partidos, PT, PRD y Movimiento Ciudadano (antes Convergencia) su apoyo para la candidatura y campaña hacia la presidencia.
¿Qué sigue? se preguntaba la gente. Había dolor, enojo, frustración, sentimientos encontrados en la gente que había votado por AMLO y aun en aquellos pertenecientes al Movimiento.
Ya MORENA se había conformado legalmente como Asociación Civil y ciudadanos alrededor de la República trabajaron con ahínco para la campaña y en la organización de este Movimiento de Regeneración Nacional. Apareció en el panorama también, un refrescante movimiento juvenil a raíz de los 131 estudiantes de la Universidad Iberoamericana que no permitieron que el candidato del PRI sorprendiera su buena fe mintiéndoles durante su visita a esa casa de estudios. Muchos militantes de MORENA se entusiasmaron con la llegada de este aire fresco y esperanzador: la juventud movilizándose de nuevo ¡por fin!.
No bien llegaba al poder el nuevo delfín de la oligarquía y volvía por sus fueros la clase política más añeja y corrupta, reciclada en trampas e incluso, se puede afirmar que patrocinada por los monopolios televisivos; la represión se hizo presente. El miedo como forma de imponerse se utilizó inescrupulosamente.
Tomó la escena, de nuevo, el enmascarado de estambre quien hacía esporádicas apariciones para denostar abiertamente a López Obrador y a toda la izquierda. La confusión se instala de nuevo.[1] Aguas para diferentes molinos.
No obstante todo ello, MORENA prosiguió su camino y se planteó la posibilidad de convertirse en partido lo cual provocó cierta turbulencia y algunas acusaciones, inconformidades y escepticismo en algunos. Así y todo, los “protagonistas del cambio” continuaron trabajando en la organización.
¿De qué manera, si no en un partido político, podría MORENA tener los recursos para lograr los cambios que se ha propuesto?. ¿Cómo podrá ocupar las curules hoy comprometidas en dádivas y corruptelas para desde ahí, defender lo que por derecho corresponde a la nación y al pueblo de México? ¿Cómo, el líder que es –escogido por la gente, y de ello hay documentada constancia- que es AMLO podrá tener los medios y el foro para poder continuar este trabajo, compartido por un nutrido grupo de intelectuales y artistas y ciudadanos comprometidos. Este trabajo de re-educar políticamente a los mexicanos, combatir el opio de los medios y ayudar a un renacimiento ético de la vida social que tan deteriorada está? La principal razón es política, la siguiente, es económica.
Para quienes temen que su bolsillo sufrirá por la creación de nuevos partidos: Los partidos políticos reciben dinero de las arcas de la nación en cierta proporción regulada por la legislación electoral. Esto puede cambiar y hacerse más estrictos los controles para la conformación de los partidos y la transparencia en el gasto, limitando además los recursos, por ejemplo. Pero antes, de todas maneras el PRI en el gobierno tomó el dinero de las arcas a manos llenas para perpetuarse en el poder y enriquecer hasta la náusea a una camarilla cortesana que hoy, ya es parte de la oligarquía “reinante”.
El alza de impuestos hoy, la puesta del petróleo en manos privadas y extranjeras, no tiene que ver con el dinero que se entrega a partidos políticos, sino a la necesidad de recursos por el saqueo a las arcas que se da constantemente y que se vio acrecentado por el grosero derroche durante la campaña de Peña Nieto y de los demás candidatos del PRI, e incluso del PAN. De todo esto hay testimonio documentado en revistas, periódicos y sobre todo, en las redes.
De cualquier forma, partidos satélites como el PANAL o el “Verde”, seguirán siendo protegidos por aquellos a quienes sirven. Por eso es necesario combatir, desde dentro, las políticas que permiten tales abusos.
Por otra parte, MORENA, en tanto partido político, no tiene por qué renunciar a seguir siendo un movimiento ciudadano de masas, a promover asociaciones culturales que le permitan difundir su ideario.
Hoy, con un régimen corrupto y autoritario restablecido, que con intentos de legitimación con ajustes de cuentas y enviando mensajes de poderío: amenazas veladas también a verdaderos opositores, como bien hace notar en relación al caso Elba Esther Gordillo el Dr. Héctor Díaz Polanco ( http://revoluciontrespuntocero.com/el-arresto-de-elba-esther-hector-diaz-polanco/ ) es necesario hacer un frente opositor real, fuerte y al amparo de nuestra Ley Suprema; tomar la escena como protagonistas del cambio verdadero, por todos los flancos.
Como dicen Morin y Hessel:


... “Hace falta una fuerza organizadora dotada de un pensamiento político capaz de dar un sentido, una dirección a la acción.”



[1] Respeto para las demandas de todas las etnias en México, para su derecho a conformarse como grupo armado o no, pero necesario también distinguir entre eso, y la forma errática en que su vocero se ha conducido desde hace tiempo en su insistencia por desacreditar y descalificar a AMLO y seguidores, entiéndase: MORENA.


     


0 comentarios: