9/27/2013 01:19:00 p. m.

¿El parásito o la cabeza que habita?



 Por Hasardevi
México, 27 de septiembre 2013
Resulta que la periodista Aristegui inventó la historia de Zongolica (de la pobre mujer que fue ultrajada y asesinada en ese lugar y de lo cual se dio cuenta en diversos medios escritos y electrónicos, recuerdo a Ricardo Rocha y Proceso, por ejemplo). Ahora también se difunde que es autora de un complot en contra de Marcial Maciel, por difundir sus miserias y abusos.
Lo que es primordial, es detectar el foco rojo que se enciende: acaban de despedir a Jorge Armando Rocha de MVS noticias (tenía un programa de radio en esa estación por las noches) y él mismo ha declarado se trata de un atentado contra su libertad de expresión y por ende, del libre ejercicio de su oficio “por denunciar mapacherías del PRI” (lectura recomendada: http://www.expedientenoticias.com/por-hablar-de-mapacherias-del-pri-mi-salida-de-mvs-jorge-armando-rocha-14213 ).
Ahora se pretende un pleito grotesco entre Carmen Aristegui y conocida (por desgracia para este sufrido pueblo) conductora de televisa. Lo cierto es que los patrones de ambas son quienes mueven los hilos de todo en este país, su poder es omnímodo y actúan movidos por su codicia y falta de principios, ni qué hablar de humanismo o respeto.
Se insiste por parte de televisa que se le dé “derecho de réplica” a su servidora, la conductora en cuestión, en el programa de Aristegui. Ella revira que espera solicitud por escrito de la televisora...
¿Qué seguirá? yo aventuro: rating, morbo. Pero también el peligro latente de minar la credibilidad y estabilidad laboral de la periodista de MVS. Son los medios criminales quienes deben permanecer en el foco de atención de aquéllos que se manejan en las redes y dejar la víscera de lado porque de otra forma, se convierten en parte del deleznable show y se corre el riesgo de que, a la vuelta de la esquina, se pierda un espacio más.
Nuevamente, la estridencia es la tentación de siempre, pero la cabeza fría y el análisis concienzudo es lo mejor. El ninguneo, aplicado ahora a la inversa sería mejor que seguir inflando a la deplorable conductora de la infame empresa que la utiliza. Carmen Aristegui sabe y puede manejar la situación.
Los ciudadanos nos debemos a la protección de nuestros derechos como receptores de la información, el despido de un periodista por las razones antes citadas es lo que debe preocupar profundamente, en contraste con el afianzamiento de Luis Cárdenas, el falso “libre” comunicador que mostró su afinidad con el sistema y se ganó el aplauso, no cabe duda, de sus jefes.
Hoy, asuntos de gran importancia nos reclaman: reformas criminales que un congreso traidor avala. Nuestra fuerza de lucha debe ser encauzada en esa dirección; difundir la información sobre el peligro de dichas reformas, apoyar la lucha de los maestros, recabando firmas para una consulta, y atender los foros y círculos en los que se difunde y expresa la realidad de nuestro país, antes que seguir haciendo propaganda a las cortinas de humo y desenfocar el punto del verdadero problema: el poder omnímodo de los medios de comunicación. La conductora al servicio de Televisa no es sino, un pequeño parásito en la cabeza del monstruo: los medios. Esa cabeza es la que debe caer.

0 comentarios: