11/23/2016 08:38:00 p. m.

Arrieros somos...

Para algunos fue señal de arranque para la carrera que tiene como meta el 2018, para mí no es así puesto que ello significaría que permanecemos quietos hasta que escuchamos la voz que nos indica que es hora de empezar a caminar.

Y es que estamos ya caminando desde hace mucho, algunos caminan cargando el recuerdo de aquellos fueron obligados a detener sus pasos en Tlalteloco, otras caminan buscando a los hijos y hermanos desaparecidos durante la guerra sucia de los 70's y 80's. Otros empezamos más tarde y caminamos en las marchas de antorchas en defensa del poliécnico en el paro del 86, hermano olvidado de la huelga del CEU. Y marchamos por El Salvador y Nicaragua; y en algún momento nos detuvimos a acompañar a los campesinos de la Huasteca en su plantón ignorado en la Plaza de la Solidaridad.

Nuestros pasos nos llevaron otra vez al Zócalo para exigir se detuvieran los pasos del ejército en el sureste mexicano, aunque ahora nos llamen racistas.

Impensable pero caminamos también para defender a un político contra una injusticia, al defenderlo nos defendíamos a nosotros.

Comprendimos entonces que teníamos objetivos comunes y empezamos a andar juntos; la oligarquía decidió que no valía la pena escucharnos y usurpó el poder mediante la imposición de un pelele. El largo camino se volvió una pausa y en el Plantón de Reforma nació la Resistencia Civil Pacífica. Muchos otros caminan sus caminos, todavía no estamos todos en el mismo camino pero ya nos encontraremos.

Digo que ni fue señal de arranque, el II Congreso Extraordinario de MORENA fue recordatorio de nuestro por qué y nuestros cómo, fue demanda para que no dejemos ser movimiento y cuidemos al partido. Fue la renovación de la Esperanza.

0 comentarios: