10/29/2018 05:20:00 p. m.

México al borde… de la Democracia



 Una Jornada Histórica de México para el Mundo

 Por Hasardevi
Octubre 29, 2018

Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina su destino.Henry David Thoreau

La democracia se ha convertido en un instrumento de dominio del poder económico y no tiene ninguna capacidad de controlar los abusos de este poder. José Saramago 

Parafraseando a Russeau: el pueblo no debe renunciar a su soberanía conformándose con ser “representado”, debe ejercer su soberanía participando activamente. En la democracia participativa, el ciudadano asume un rol protagónico, activo y propositivo dentro de la política, tanto a nivel comunitario, como regional y nacional.

¿Cuántas veces los ciudadanos mexicanos han sido consultados para la toma de decisiones por algún Presidente de la República?

¿Es esto lo que trastornó a la clase mediática, oligarcas de todas las medidas y gente manipulada e ignorante?

O, es el hecho de que a pesar de sus amenazas y consignas una parte responsable de la ciudadanía asistió a ejercer su derecho e inaugurar así la democracia participativa.

Sin duda los medios han cumplido con su tarea de manipular la mente de un sector de la población y lograron hacerle repetir el coro de tonterías que abjuran de la democracia, desprecian el derecho a ser consultado y endiosan al sector financiero por encima de toda lógica y razón. Pero no bastó para derrotar la consciencia de muchos.

No obstante la importancia que reviste la decisión de no seguir adelante con un monstruo depredador en todos sentidos, sospechoso de corrupción e impuesto desde el poder de anteriores gobiernos, que encarna la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la ciudad de México, lo más relevante es, primero, el ejercicio de democracia participativa llevado a cabo por ciudadanos sin importar el sentido de su voto: su participación en sí es un acto liberador y comprometido a la vez. Voz y voluntad de los ciudadanos son tomados en cuenta y éstos no pueden simplemente esperar a ver las consecuencias de las decisiones que se toman desde el poder para posteriormente criticar y quejarse: toman parte activa en la responsabilidad y su participación es un dique a la corrupción. No ejercer el derecho a hacerse escuchar, deviene en corrupción del propio ciudadano ya que evade su responsabilidad de estar informado y de vigilar las decisiones que le afectan. No es un camino fácil, pero es el correcto. Se deja de pensar como súbdito y se faculta la presencia soberana como ciudadano.

Y segundo, pero no menos importante, el pronunciamiento de soberanía nacional manifestado por el presidente electo López Obrador: “Imagínense estar supeditados a mercados financieros, ¿quién manda, (acaso) no es el pueblo, no son los ciudadanos”? Encuentro en esta declaración el sello del gobierno democrático de López Obrador: Soberanía Nacional y Democracia Participativa. No más dependencia de la especulación financiera ni de los negocios multimillonarios; el gobierno federal asume su responsabilidad frente al pueblo que responde a la convocatoria en la toma de decisiones.

La libertad de una democracia no está a salvo si la gente tolera el crecimiento del poder en manos privadas hasta el punto de que se convierte en algo más fuerte que el propio estado democrático. Eso, en esencia, es el fascismo: la propiedad del estado por parte de un individuo, de un grupo, o de cualquier otro que controle el poder privado.Franklin D. Roosvelt

Una vergüenza ciertas expresiones en el sentido de apelar a los grandes capitales para “revertir” la decisión ciudadana respecto a la consulta sobre los dos proyectos de aeropuerto porque muestran una cultura de la sumisión. Es una pena también que algunos mexicanos/as, consideren trágico impedir, por medios democráticos, que se siga depredando el medio ambiente, que se respete el hábitat de animales y humanos y, por contras, se apoyen las decisiones autoritarias y los intereses de los grandes “inversionistas”.

Al respecto, el presidente electo tocó la médula al recomendar a funcionarios corruptos y contratistas habituados a esa corrupción: “Un proceso de readaptación mental”. Creo que esta “readaptación” debe hacerla también aquel sector de la población que se ha habituado a la “servidumbre voluntaria” negándose a sí misma el derecho a estar informada de manera veraz y a expresarse con plena libertad.

El Lic. López Obrador reiteró lo siguiente durante la conferencia de prensa en la que se anunció el resultado de la consulta y se informó de los pasos que se darán con respecto a la resolución del problema de la insuficiencia del aeropuerto: “no se privilegiarán intereses personales ni de grupo y habrá una frontera entre poder económico y el poder político”, dijo contundente y añadió: “Mi gobierno es para todos, no está al servicio de una minoría… debemos crear el hábito democrático… cuando hay democracia no hay corrupción”. “Volvimos a dar el ejemplo a nivel mundial”. Dijo López Obrador con respecto a la participación ciudadana. Así fue.

Una reflexión final: es preciso habilitar aeropuertos y vuelos en cada Estado de la República para evitar la sobrecarga en aeropuertos de la ciudad de México; que no haya necesidad constante de tomar vuelos internacionales desde esa sede, ayudaría también.

0 comentarios: