6/21/2017 08:57:00 p. m.

Más de lo mismo en los medios de comunicación, sobre MORENA y AMLO





Por Hasardevi
21 de Junio 2017

Los medios de comunicación, y especialmente la televisión, son administrados por la subcultura, por personas sin cultura. Y como las comunicaciones son un formidable instrumento de autopromoción comunican obsesivamente y sin descanso que tenemos que comunicar- han sido suficientes pocas décadas para crear el "pensamiento insípido", un clima cultural de confusión mental y crecientes ejércitos de nulos mentales.
Giovanni Sartori

Lo más importante en la comunicación es escuchar lo que no se dice.
Peter Drucker


Tres artículos (de los muchos que se escriben tomando el nombre de López Obrador y Morena) leídos en esta semana me obligan a hacer las siguientes puntualizaciones:

   1. Sobre las elecciones en el Estado de México y de la autoría del investigador del ColMex Sergio Aguayo, La Peje-sonrisa. Aquí, Aguayo da un punto de vista que comparto cuando se refiere al triunfo de Morena y AMLO en las pasadas elecciones del Estado de México en donde, pese al elaborado fraude de antes, durante y después de la elección, Morena arrasó con un éxito inusitado para muchos, esperado por quienes conocemos el trabajo y dedicación que en el Movimiento existen.

Se equivoca Aguayo, cuando dice que AMLO calcula su triunfo en el 2018 sacrificando el del Estado de México pues rechaza el premio de la rifa del tigre. Sin embargo, tanto Morena, la Maestra Delfina y el propio López Obrador, con la experiencia adquirida, apuestan por una forma creativa de hacer las cosas y desde luego, no al desgaste de una lucha que es larga, ardua y solitaria; ya que no se cuenta sino con los propios recursos y se tiene a medios y personeros del sistema en contra.

Es muy cierta la desesperada estulticia con que el PRI se conduce, lo burdo de su fraude ante la mirada de propios y extraños. No es cierto que Morena temiera gobernar un Estado en desgracia como el de México. Se ha demostrado tanto por parte de AMLO como de la gente que está en Morena, que no obstante prensa en contra, corrupción añeja, recortes presupuestales, y demás plagas, se puede gobernar y bien, cuando hay voluntad política. Por lo demás, puntual análisis del Investigador sobre trampas de las “instituciones” electorales.

2. Ernesto Villanueva de Proceso, disfraza –mal- su aversión en contra de AMLO y Morena.
En su artículo, que comienza mencionando de paso las elecciones en que morena arrasó, sin que le merezca decirlo y aludiendo a la honradez y buenas intenciones de López Obrador en su afán por gobernar a México. Dice que, las encuestas coinciden en que el elegido para gobernar este país es López Obrador, pero según él y sin decir por qué, lo niega: “no es el caso” ataja lapidariamente.

Se refiere a la poco avanzada sociedad mexicana –sin mencionar el grotesco fraude del cual es y ha sido víctima. Pero sobre todo, deposita arteramente en la persona de López Obrador, toda la responsabilidad para “fallar” en llegar a la presidencia según admonición del propio autor de este artículo. No es sólo su punto de vista, aclara, “sus alumnos” analizaron el asunto.

Y he aquí que con 3 –tres- 3 repentinas entrevistas, él y “sus alumnos” coinciden concluyendo en el fracaso estrepitoso de AMLO, porque:

a)      Es mal orador, no obstante la cantidad de discursos que pueden ser consultados para comprobar lo contrario. Pero sería lo menos importante, habida cuenta de las excelencias en oratoria a través de la historia que han dejado prueba de una inconcebible maldad.

b)      Según ellos, no lee (aunque ha escrito 17 libros hasta la fecha)

c)       No es lengua rápida, como sí lo son muchos habladores mentirosos e ignorantes que conforman el espectro de políticos en este país, y baste recordar a quien hoy gobierna, que no brilla ni por su oratoria, ni por su sapiencia, ni cultura, ni… nada. Claro, nunca está en “ambientes no-controlados”. Los medios le entrevistan a modo, como a la mayoría de los políticos gobernantes.

d)      La falta de “auto-contención” de que lo acusa, no la ve (será porque son sus colegas) en aquellos quienes lo entrevistan: son majaderos, insidiosos, cuando no simplemente mañosos y mustios. Y no, no es “inverosímil” la posición de denuesto contra AMLO y Morena por parte de la mayoría de los entrevistadores. El hecho de que Aristegui tenga entre su audiencia a gente que simpatiza (no necesariamente “comulga”) con López Obrador, no exime a ésta de sus filias y fobias.


e)      Villanueva afirma que AMLO muestra su “impericia jurídica” porque Aristegui insistía tercamente en el tema del “castigo a culpables” en el contexto de la consabida pregunta de si Andrés Manuel Presidente metería a la cárcel a diestra y siniestra, incluido el actual presidente espurio. López Obrador dijo algo mucho más importante e interesante: Habrá división de poderes como no la hay hoy, dijo. Se respetarán las instituciones y se aplicará la ley. ¿Eso es impericia jurídica? Tal vez el Sr. Villanueva lo que quería es que López Obrador se pusiera a explicarle el Artículo 108 constitucional a la periodista, la situación jurídica de los expresidentes y demás pormenores que atañen no a la ley, sino a la costumbre mexicana en esa materia de la que se conoce el resultado: la impunidad; mientras éste se encontraba en carretera al habla en un teléfono celular y con otros asuntos qué atender en esos momentos en que, no se olvide, él –de forma improvisada- le concedió una entrevista afablemente a Aristegui quien, según dijo, lo había estado buscando mucho.

f)       El punto es que han hecho escarnio de una supuesta “amnistía anticipada” y que quieren a como dé lugar hacer que AMLO se presente como un furioso inquisidor, un gobernante que en su momento será vindicativo y violento. Eso, por supuesto, tampoco lo abonarían en su favor pero cuánto les daría de qué hablar y engordar su teoría del “peligro”.
Pero nada más alejado de la realidad. Ha dicho contundente que se APLICARÁ la ley y se RESPETARÁN las instituciones. Para estos “periodistas” eso no es suficiente. Que revisen entonces su concepto de gobernar en la legalidad y la ética.

g)      Según él, José Cárdenas no es un “mal periodista”, lo contrario sería bueno, y no, no lo es. La misma gente que atiende el periodismo de Aristegui, repudia el de Cárdenas por obvias razones. Y Cárdenas no “formuló una pregunta” en aras del “interés público”; hizo una grosera afirmación, mostrando no sólo su falta de profesionalismo sino incluso de empatía hacia una persona que acababa de ser agredida en un mitin sin razón alguna. Ante eso, AMLO se defendió, y la verdad, no lo hizo sino tratando de hacer sentir al “periodista” que se pusiera en sus zapatos cuando alguien hace afirmaciones infamantes como las que Cárdenas hizo.

h)      No se refiere a la abyecta forma de hacer “periodismo” de Ciro Gómez Leyva, sino a su “mala relación con Andrés Manuel”. Y según Villanueva, AMLO “no fue capaz de hilar…” Miente. Los múltiples actos de corrupción de Peña son ampliamente conocidos, al parecer sólo sus cortesanos como Gómez Leyva los ignoran. Si AMLO se negó a repetir la retahíla en una estulta y pésima “entrevista” de ese individuo, eso no significa que no “sepa hilar”. Ya que Villanueva los conoce tan bien como él mismo apunta en su “artículo”, debería compartirlos con su colega.


i)        En el colmo de la ignominia para López Obrador, para Morena y para simpatizantes incluso, compara a Arturo Núñez, traidor a la verdadera izquierda, tránsfuga y farsante, con el propio AMLO. Un abismo entre ambas personalidades, en efecto, y muy mal ejemplo de buen político, lo cual habla de los estándares de Villanueva…

j)        La máscara de “análisis objetivo” de este "periodista" se cae por completo cuando, sin mencionarlo, hace alusión grotesca al más trillado de los ataques a AMLO y al Movimiento de Regeneración Nacional: “El peligro para México del ‘mesías tropical’”. Insiste en la insidia de llamar imbéciles a los que simpatizan con AMLO, a quienes trabajan por un cambio en México al denostarles refiriéndose a un movimiento que conglomera científicos, artistas, intelectuales, gente del campo, del magisterio, obreros, etc., etc., como a una sarta de mansos seguidores de una especie de “religión”.


k)      El Sr. Villanueva no “sabe” nada. Insulta a aquellos que no comprende en absoluto, a quienes se han esforzado y se esfuerzan por llevar al poder a un compañero-dirigente que ha cumplido la divisa: no mentir, no robar, no traicionar. Dudo que Villanueva entienda de esto, es una cuestión de honor.
Por otra parte, quizá sí haya algunos en las filas de morena que se agazapan esperando un cargo: no durarán, caerán irremediablemente. Además, AMLO también ha prometido la revocación de mandato y ésta será para todo cargo.

l)        Quién sabe que entienda Villanueva por prácticas “democráticas”, lo que es seguro es que desconoce los estatutos de Morena, y jamás, ha estado en los actos de sus congresos.

m)    La última parte de su soflamero artículo es retórica barata ya que lo que menos importa al autor es un cambio democrático o el justo interés de la gente, del pueblo. Su intención es dañina.

No estamos “extraviados” como nos pinta este articulista, él sí perdido en la creencia de que hay otra izquierda en los partidos paleros y pactistas como el PRD; los simpatizantes de AMLO y morena tenemos clara la vía: una lucha pacífica sin tregua, que involucra la organización, la suma de voluntades a través de la cultura y la solidaridad, por el cambio de régimen en este país, con un gobierno patriota y honesto que sepa convocar como el de Andrés Manuel López Obrador.

3    3.      Por último, también de la revista proceso, su autor Jesús Cantú, y la insistencia en llamar eufemísticamente a una “unidad de izquierdas” cuando ha quedado demostrado que ya en este país el único movimiento con un pensamiento, con un ideario bien ubicado a la izquierda, no sólo en el dicho, sino en los hechos, es morena.

No obstante, es interesante su anáisis de los votos que brindan las coaliciones: Morena tuvo en el Estado de México más votos que el PRI, pero sus partidos paleros le proveyeron a éste de algunos. No es que así haya podido ganar a Morena; el fraude ha quedado probado y documentado a pesar de la marrullería de IEEM e INE a quienes la historia habrá de juzgar… y el gobierno de López Obrador disolver. En 2018, por cierto, no deberán ser los árbitros, será necesario acudir a instancias internacionales para evitar nuevamente el fraude de Estado auspiciado por mercenarios al frente de "sus instituciones”.


En un mundo ideal, con partidos y políticos en esos partidos que se autonombran de izquierda, especialmente el PRD, que no buscasen sólo enriquecerse del erario, una alianza tendría sentido. Morena Va, ya veremos si los otros partidos están o no a la altura de la circunstancia nacionales o el PRD insiste en su obscena alianza con PAN e incluso el PRI. El autor del artículo parece ignorar deliberadamente las declaraciones de ese pequeño abyecto del PRD que dijo “hasta con el PRI, con tal de impedir que llegue AMLO”. ¿Esa es la izquierda a la que alude? 

0 comentarios: