5/19/2012 01:17:00 p. m.

Una « carta ética » para los ministros de François Hollande





18 de Mayo, 2012

Por Hasardevi (con información de Le Monde, France Soir)

Hollande presentó a los 34 miembros de su gobierno una “Carta Etica”, de la cual dice Jean-Marc Ayrault, el nuevo Primer ministro francés: “Una carta de ética para que los ministros, en el ejercicio de su función, no mezclen los géneros y sean ejemplares. Cada uno deberá firmar este compromiso, sobre los conflictos de interés, la acumulación de mandatos, la falta de cualquier otra actividad»

Nada de regalos ni de invitaciones privadas, Los desplazamientos en tren siempre que sea posible y un estricto respeto del Código de la carretera. Es el primer acto político del quinquenio de Francois Hollande: Incluso antes de tomar su primera decisión, extremadamente simbólica, de reducir su propia Remuneración al 30 %, los miembros del gobierno Ayrault han distribuido desde su primer consejo de ministros, una “carta de ética” .
Redactado por el equipo a cargo de preparar el primer año de gobierno, bajo la batuta de Laurent Fabius, el texto, de dos páginas, que corresponde a un compromiso de campaña del candidato Hollande, fue revisado por el presidente y el primer ministro. Evocando “la existencia de un lazo de confianza entre los ciudadanos y aquellos que gobiernan” y constatando que “Un incumplimiento aislado puede, por sí solo, ser suficiente para perder la confianza”, el documento recuerda a los 34 ministros del gobierno Ayrault, de los cuales 29 no han ejercido nunca funciones ministeriales, “algunos principios simples que deben guiar su comportamiento”.

El documento menciona los siguientes principios:

“Principio de Solidaridad” que se refiere a una especie de pacto en el que se comprometen a que una vez tomada una decisión, lo que privará será dicho “principio de solidaridad” habida cuenta del daño que la expresión pública de las divergencias políticas produce en el ánimo de los ciudadanos.
Este código de buena conducta insiste en la “concertación” y la “transparencia” e insta a que los ministros “escuchen a los ciudadanos” manteniendo la cercanía con sus compañeros en las instituciones ministeriales y practicando la consulta pública mientras aprovechan las posibilidades que ofrece Internet. El texto no se refiere explícitamente al concepto de “democracia participativa” de Ségolene Royal.

Sin embargo, se acerca: "Los proyectos de texto entregado al Presidente de la República y el Primer Ministro revelan las consultas realizadas, sus resultados y la forma en que han llevado a modificar el proyecto", apunta la carta. La cual, conforme a la tendencia en boga de “open data” (datos abiertos) se presenta partidaria a que un gran número de datos públicos se pongan a disposición gratuita y cómoda en Internet”.

Evitar los conflictos de intereses 

Durante toda su campaña, François Hollande, insistió en la necesidad de un “Estado imparcial, en particular para atraer al electorado centrista; así, la carta insiste lógicamente en ello. Los miembros del gobierno, para evitar cualquier sospecha de interés privado", deben cumplimentar y firmar, a su entrada en funciones, "una declaración de intereses", que "se haga pública".

La carta contiene normas precisas para evitar los conflictos de interés. Los ministros deben confiar “la gestión de su patrimonio mobiliario a un intermediario autorizado, sobre la base de un mandato que garantice que no podrán intervenir directamente en su gestión". Deben abstenerse de “dar curso a cualquier invitación para una estancia privada que surgiera de un gobierno extranjero o de personas físicas o jurídicas cuya actividad esté en relación con su Departamento ministerial". Además, los ministros deben devolver regalos con un valor superior a 150 euros y renunciar a participar en organismos, aún con fines no lucrativos, en que la actividad tenga relación con su ministerio. También deben abstenerse “absolutamente” de toda intervención que tenga que ver con la situación de un miembro de su familia o de alguien cercano.

La carta dice que los ministros deben renunciar a mandatos ejecutivos locales que pudieran detentar y sobre todo, que “sólo los gastos directamente relacionados con el ejercicio de sus funciones serán sufragados por el Estado”. Se detalla incluso que deben viajar en tren cuando los desplazamientos duren menos de tres horas. Finalmente, la carta establece que "salvo coacción particular que Justificase una escolta Motociclista, sus desplazamientos en automóvil se harán en la discreción y el respeto de las normas del Código de la carretera".

0 comentarios: