1/21/2009 12:55:00 p. m.

Considerar a las dificultades en la vida como desgracias o verlas como buena fortuna depende enteramente de cuánto hemos forjado nuestra determinación interior. Todo depende de nuestra actitud interior o estado de vida. Con un espíritu intrépido, podemos llevar una vida completamente alegre y agradable. Podemos desarrollar un "yo" de tal fortaleza que seamos capaces de esperar con ansia y con una sensación de alegría, las tribulaciones de la vida. Daisaku Ikeda