1/29/2009 10:06:00 a. m.

Las instituciones de la sociedad humana nos tratan como parte de una máquina. Se nos jerarquiza y se ejerce considerable presión sobre nosotros para cumplir con funciones definidas. Necesitamos algo que nos ayude a restaurar nuestra perdida y deformada humanidad. Cada uno de nosotros tiene sentimientos que han sido reprimidos y se han ido acumulando en nuestro interior. Hay un grito silencioso que yace en las profundidades de nuestras almas esperando para expresarse. El Arte proporciona voz y forma a los sentimientos del alma. Daisaku Ikeda