9/13/2012 03:17:00 p. m.

El nuevo iPhone5 y la "obsolescencia planificada"




iphone

Septiembre 12, 2012
Resumen y Traducción por Hasardevi

Se requiere una ley para contrarrestar la “obsolescencia planificada” de estos aparatos

Apple presentó su nuevo iPhone 5 el pasado miércoles y la asociación Amigos de la Tierra*, se alarma ante las consecuencias desastrosas que tienen para el planeta estos productos, que son todo, menos durables

(*) Asociación ecologista con la misión de fomentar el cambio local y global hacia una sociedad respetuosa con el medio ambiente, justa y solidaria.
 
High Tech. Alta Tecnología. 13.3 millones de smartphones, 3.4 milones de tabletas vendidas sólo en Francia en el 2012. Estos dispositivos que aparecieron hace menos de 5 años y que surgieron en el mercado y en nuestras vidas, son presentados con grandes campañas de publicidad como “indispensables” y tienen un impacto ambiental tremendo. Para su fabricación se necesita oro, plata, cobalto, tantalio e incluso metales raros.

 Bajo la presión de la creciente demanda internacional, los planes para abrir nuevas minas están aumentando en los países en desarrollo, con consecuencias inherentes: desplazamiento de comunidades, contaminación del agua, la destrucción de los ecosistemas ... En lugar de tratar de limitar esta demanda, Europa desarrolla estrategias para asegurar el acceso a los recursos naturales y presionar a China y a la OMC, para obligarlo a exportar más tierras raras[1].

 Las consecuencias negativas de estos aparatos también son humanas. Son comunes los ataques a la dignidad de los trabajadores del sector de alta tecnología. La empresa Foxconn, el subcontratista principal en la industria de la electrónica, se ha hecho tristemente famoso por sus prácticas escandalosas en términos de la legislación laboral. Esta presión constante sobre el medio ambiente y sobre la mano de obra es el resultado de la carrera por la innovación y las ganancias económicas que libran Apple, Samsung y otros competidores.


¿Por qué no reparar, por qué no reutilizar?

Campeón de la obsolescencia programada, Apple innova regularmente para dominar la duración de sus productos: batería de productos inamovible, falta de actualización del sistema operativo para los modelos más antiguos, piezas que cambian con cada generación. Con tres categorías de iPad en 2 años y seis iPhone en 5 años, los productos de Apple se vuelven rápidamente obsoletos.

La marca, alguna vez revolucionaria, posee un ascendente que le permite imponer su línea de alta tecnología al sector como un todo. Pero estos ciclos que impone tendrán un final, los recursos no son inagotables; es un proceso engorroso que también deja tras de sí toneladas de residuos.


Ya que, a poco de haberlos comprado, nuestros bienes son rápidamente descartados, independientemente de su marca: el argumento ya no es la durabilidad, prevalecen la estética y las “tendencias” de la moda. Al final, ¿cuántos de estos objetos tan deseados van a parar a un cajón - al igual que el 37% de nuestros teléfonos móviles – o peor, incluso, a la basura? Si el reciclado es una forma de mejorar nuestros residuos, no puede ser la solución definitiva para la tasa de reciclaje de nuestros aparatos que es de entre el 50 y el 90%.


Cambiar la legislación para luchar contra estos estragos
Existen soluciones para consumir de forma diferente: dar una segunda vida a nuestros productos, en lugar de descartar, reparar; apoyar a los reparadores y valorizar sus conocimientos técnicos por una economía socialmente útil que además ayude a la preservación de los puestos de trabajo y proteja el medio ambiente.  

 Para alcanzar este modelo de sociedad sostenible que permita reducir la presión sobre nuestros recursos naturales, y para lograr una distribución más equitativa de los recursos entre todos los seres humanos, Amigos de la Tierra hacen un llamado a los parlamentarios y senadores para detener la aberración ambiental y social que constituye la así llamada”obsolescencia programada”.
 
Frente a la indiferencia colectiva y la irresponsabilidad de estas empresas, sólo la legislación puede proporcionar la satisfacción del interés general. Amigos de la Tierra exige la adopción de una legislación que permita extender el período de garantía de 2 a 10 años de los bienes de consumo, para obligar a los productores a que pongan en los mercados productos reparables y que garanticen tener a la disposición los componentes para facilitar dicha reparación en los diez años siguientes a la compra del producto. 



[1] Los metales raros son un grupo de metales como el scandio, y otros que, de acuerdo a la economía, forman parte de los metales estratégicos. Contrariamente a su nombre, los metales “raros” están bastante expandidos en la tierra.

Se recomienda la lectura de el siguiente artículo:

0 comentarios: