12/09/2009 01:13:00 p. m.

El Sindicalismo como forma de aglutinamiento social

"Ya nos quitaron todo, nuestro trabajo, nuestro futuro, ya no tenemos nada qué perder" Mónica Jiménez, trabajadora en huelga de hambre y coordinadora del movimiento de mujeres electricistas.
A las mujeres en huelga de hambre por los derechos de los trabajadores del SME

Por Hasardevi

Se me ocurre la frase anterior después de leer el artículo abajo copiado, uno de una serie que aparece en l'humanité respecto a los sindicatos, los cuales aún gozan de fuerza en Francia, no obstante la alusión a la problemática que enfrentan con el siguiente título: ¿Son impotentes los sindicatos ante la crisis?


Asimismo, habiendo recibido un golpe artero el sindicalismo independiente en México, en la persona moral del SME (Sindicato mexicano de electricistas) al haberse decretado la desaparición de Luz y Fuerza del Centro y poner en la calle a 45,000 trabajadores; es necesario poner en el foco de atención de la sociedad, el papel vital que juega el sindicalismo como forma de protección del trabajo, de los derechos humanos e incluso, el tejido social. La CGT (
Confederación General del Trabajo, organización sindical francesa de orientación marxista) habla aquí de los problemas que enfrentan de cara a la crisis, pero su experiencia, bien puede servir a lo que se vive en el mundo y en México, en donde se pretende acabar de una vez por todas con el sindicalismo en aras de protegerse los intereses del oligarquismo.

La sociedad mexicana debe comprender que un sindicato no es enemigo del progreso, aun cuando se conozca aquí de primera mano la corrupción dentro de este sector debido al abuso de los líderes sindicales pero también a la sumisión por parte de los trabajadores a esta corrupción. Que la lucha sindical pasa por la unidad del trabajador para poder decidir por sí mismos y no delegar todo el poder en quienes dicen representarlos. Por eso la lucha del SME y de su líder Esparza, tienen un significado muy especial en estos momentos en México. Y no olvidemos que ONCE mujeres están en huelga de hambre defendiendo el sagrado derecho al trabajo que un gobierno espurio ha violado flagrantemente.
Como nota aclaratoria, la CFDT es la Confederación Francesa Democrática del Trabajo, organización sindical de izquierda moderada (orientación socialdemócrata) que nace en 1964 de una escisión al seno de la CFTC, organización que nace en 1919 con tendencia cristiana.

Posteriormente volveré con el tema en otro artículo. Aquí el artículo publicado en l'Humanité:


CGT : « no se nace sindicalista »

La investigadora Françoise Piolet ha estudiado durante tres años las estructuras y las prácticas en el seno del la CGT, en relación a los objetivos marcados en el congreso anterior.

Françoise Piolet es profesora de sociología en el Universidad de Paris I y autora de “la CGT y la recomposición sindical” (PUF, 2009)

¿Por qué el objetivo de un sindicalismo de masas es esencial para la CGT ?

Françoise Piolet.- la primera razón aludida por Bernard Thibault es que la ciudadanía y la emancipación de los trabajadores pasan por la adhesión a un sindicato. En segundo lugar, el sindicalismo francés ha sido siempre un sindicalismo de militantes más que de afiliados. Pero hay un momento en el que el número de militantes ya no garantiza la renovación. La transmisión de la experiencia ya no está asegurada. Esto afecta al sindicalismo en su conjunto. La tercera razón tiene que ver con la transformación de los asalariados, que están cada vez más formados y trabajan en empresas cada vez más pequeñas con una gran atomización de los centros de trabajo. La propuesta de la CGT de constituir bases sindicales interprofesionales y sindicatos de empresa en buena, pero la idea está lejos de realizarse.

¿Por qué la CGT no lo consigue ?

F.P.- Respondo con prudencia y sobre la base de lo que nosotros hemos encontrado en nuestro estudio y que no se puede necesariamente generalizar. Está el ostracismo patronal. Pero además los militantes de la CGT en su mayoría rechazan hacer proselitismo. Una especie de “código de honor” : el sindicato está al servicio de todos los trabajadores, no se saca dinero de los servicios para hacer afiliados. Sin embargo, se busca entre los trabajadores a los que son capaces de enfrentarse al patrón, de no vivir la relación de subordinación como una explotación.

¿Quién se afilia a la CGT ?

F.P.- Más que una ideología, los que se afilian a la CGT tienen una cultura común, unas trayectorias de compromiso. La afiliación depende mucho de la calidad del militante de empresa. Si hay un buen militante CGT, la gente se afilia a la CGT, si hay un buen CFDT, los mismos se afiliarán a la CFDT. Finalmente una última razón : en un momento dado, se produce una injusticia que llega a ser inaceptable y desencadena la afiliación. Un sindicalista no nace, se hace. Y lo que parece importante, es la calidad de la representación, es decir la capacidad de defender a los trabajadores frente a los patronos y la capacidad de tener una visión alternativa, un proyecto.

¿Cómo puede superar la CGT los obstáculos a la sindicalización ?

F.P.- No corresponde a los investigadores decir que deben hacer los sindicalistas. Contrariamente a los clichés, la CGT no es un instrumento, es una anarquía más o menos organizada. Cada uno hace lo que quiere. Ésta es su fuerza porque le da una proximidad muy grande y no hay escisiones como en la CFDT donde la línea va de arriba abajo y es aplicada. Pero es una debilidad cuando se trata de modificar estructuras, por ejemplo. Problema añadido : la mayoría de las estructuras interprofesionales (uniones locales y uniones departamentales) son dirigidas por sindicatos del sector público. Ahora bien, todas las reformas estructurales y los esfuerzos de sindicalización iniciados por la CGT, afectan al sector privado.