7/06/2010 10:21:00 a. m.

Los "comunicadores" al servicio de la corrupción electoral

.Por Hasardevi

Un grupo de comentaristas del radio y la tv se arrebatan la palabra para analizar la situación post-electoral en México... Critican a unos y otros de la clase política pero admiten la incapacidad de veracidad en unos y otros también, con sonrisas, con gestos de complicidad porque al fin y al cabo están admitiendo que esta situación, en este país: “no tiene remedio” y ese es el mensaje final para la audiencia: sea como sea, las cosas son como son y “háganle como quieran”, nada cambiará...

Una forma de “diluir” responsabilidades, gritando, montando un show en el que el público, acicateado por un pseudo-debate burdo y odioso en el que no existen argumentos, sólo descalificaciones y mucha víscera de por medio, pierde el punto principal y se sume en la misma corrupción que anima a los “comunicadores”, misma que se guardan de llamar por su nombre cuando se refieren a la clase política y especialmente su propia corrupción al poner a todos los políticos en el mismo saco: “todos son iguales”, por “clase política” debe entender la gente que no se puede esperar nada bueno; es decir, se promueve la resignación, pero eso sí: si admiten que perdieron, eso es muy bueno, admirable... no importa si las condiciones en que se dieron las contiendas electorales tienen fallos de tipo legal, y desde luego, ético.

Eso es civilidad ante su visión retorcida, "admitir la derrota y acogerse a la legalidad", porque según ellos, convenencieramente se reconoce a las "instituciones" cuando éstas dicen que han ganado pero no cuando se habla de derrota. Sí, claro ¿y todo lo que hay en medio? la historia de fraudes, mentiras, etc., simplemente, el asunto con Luis Ugalde, su amistad con el Sr. Calderón, sus declaraciones antes, durante y después de su gestión en el IFE ¿todo olvidado? ¿no existió? Más aún ¿por qué la insistencia en lo de "aceptar que perdieron"? es, no cabe duda, una velada alusión a la actitud no beligerante sino viril y decidida de Andrés Manuel López Obrador y sus seguidores que, a cuatro años de un fraude debidamente probado, el más burdo de la historia en este país, se mantienen en pie de lucha, organizándose, y buscando por medios pacíficos la transformación de fondo de este país, sin sucumbir ante la politiquería y los contorsionistas de la “comunicación” encargados de confundir a los que han entregado su conciencia a cajas electrónicas y les permiten hacer con sus cerebros lo que se les viene en gana.


Estos ocupantes del trono electrónico, borran todo aquello que sirva para el análisis serio y el mejor entendimiento de la gente de la situación política, la historia personal de cada candidato, el entorno social y el contexto político; simulando, en fin, porque no van a poner en riesgo sus alianzas personales con el poder. Aunque claro, eso suponiendo sin conceder, que ellos mismos tengan alguna capacidad de discernimiento o cultura política en la cual sustentar sus siempre tendenciosas opiniones. Y sólo es un ejemplo, uno de tantos en el espectro de la radio y TV. Si sólo la gente leyera un poco más, se informara mejor, buscara verdaderamente el origen de la situación, se cuestionara si las cosas deben seguir como siempre y por qué es que son así... será que piensan que es la "voluntad divina".

Unas elecciones signadas por la violencia, la desigualdad, la ausencia de ética, el desencanto de una parte de la población y el abuso de los políticos. Nuestro país en la mira internacional como un Estado muy próximo a ser “fallido” gracias al que usurpa la silla presidencial y, no obstante, una parte de este pueblo trabajando en la sombra para poder llegar fortalecidos al 2012. Esa es la meta. ¿Cómo cambiar a la clase política sin pasar por el individuo? no es posible, y claro, harían falta más políticos como AMLO, pero sólo hay un AMLO. También hay algunos políticos honestos, están ahí, y conocemos sus nombres. Bernardo Batiz, Jaime Cárdenas, Mario Di Constanzo, me vienen a la memoria de inmediato.

El hecho es que así como pretenden hacer pasar a la crisis económica como algo de generación espontánea, como bien lo ha señalado López Obrador, así también pretenden que sea algo natural ya en México, que las contiendas electorales estén ensangrentadas y enturbiadas por todo lo que existe alrededor: compra de voto, clientelismo, una buena dosis de terror, y un largo etcétera. Que la gente se resigne a eso, que no haya más.

0 comentarios: