10/20/2011 01:30:00 a. m.

De la abismal deuda social de los ricos


Traducido por Toni Chumillas de l'Humanité

El director de la redacción de Alternatives économiques muestra en esta obra cómo la desmesura de los ricos reanima las lógicas aristocráticas.

Le Temps des riches, anatomie d’une sécession, de Thierry Pech. Editions du Seuil, 2011.

Rico en datos, este libro también va más allá de la pura descripción. Lo que se pone en tela de juicio tras la explosión de los altos ingresos de estos últimos años es la “idea de pertenecer a un mismo mundo”, explica Thierry Pech. Para reconstruir un mundo realmente común es necesario empezar por hacer frente con paciencia a la cuestión de los fundamentos reales de las fortunas de los ricos. Con método y elocuencia, el director de la redacción de Alternatives économiques disecciona la imagen cínica de aquel individuo que solo debe su éxito a sí mismo (el self-made man). "¿Podría enriquecerse el individuo con más talento del mundo si no se hubiera aprovechado de la educación, de la salud y de los cuidados que le prodigo la sociedad que lo vio nacer ?” se pregunta retóricamente, con, como telón de fondo, las reflexiones de Robert Castel acerca del Estado del Bienestar y las del teórico solidarista León Bourgeois (1851-1925). Ya se trate de artistas, de financieros o de dirigentes de empresa, “los ricos no son seres de otro mundo”. A parte del hecho de que tengan una “deuda social”, todos se han beneficiado durante estos últimos 30 años del “apoyo activo de un capitalismo globalizado y ampliamente financiero, de políticas fiscales cada vez más permisivas, de justificaciones económicas dudosas y, al fin y al cabo, de una religión del éxito personal sublimada por un individualismo “desbocado” , analiza el autor. ¿Qué se puede hacer en este caso ?

¿Mostrar que el líder empresarial no es nada sin sus asalariados, que las remuneraciones astronómicas de las estrellas del fútbol y de la música tienen más que ver con la existencia de industrias del espectáculo y de la cultura que con su talento individual ? Esta iniciativa, central en la obra, es un buen punto de partida. De esta manera el ensayista se muestra a favor de “una mejor regulación de la industria financiera, un marco estricto para las primas, una lucha tenaz contra los paraísos fiscales”. ¿Pero no son demasiado tímidas estas reformas ? En cualquier caso, dejan a un lado una cuestión fundamental : ¿qué tipo de trabajo se debe promover, para qué riqueza y qué sociedad ? De hecho, Thierry Pech no acaba de distinguir claramente entre los lazos sociales encaminados a construir una sociedad solidaria y la cooperación orientada hacia la reproducción de una sociedad de clases. En cualquier caso, este es un libro notable por su fundamentado análisis del “auge de los ricos”.

0 comentarios: