2/13/2012 06:41:00 p. m.

La Unión europea trata de salvar ACTA

Manifestación Anti-ACTA el sábado, foto de l'Humanité

l'Humanité 13 de febrero 2011,

Traducido por Hasardevi










El acuerdo multilateral sobre la falsificación (ACTA) no instituye la represión de descargas ilegales por parte de individuos, afirmó el lunes la Comisión europea, para intentar salvar su ratificación por parte de los países de la UE y por el Parlamento europeo. El comisario a cargo del Comercio Karel de Gucht, va a defender el ACTA a finales de febrero ante el Parlamento europeo, pero la causa parece muy comprometida, reconocen los servicios de la Comisión.


"No la encuentro bien en su forma actual (...) No creo que se avance en este acuerdo en su forma actual", declaró el presidente del Parlamento, el social-demócrata alemán Martin Schulz, al juzgarlo "desigual".

Acuerdo anti-democrático

El acuerdo ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement) se firmó el 26 de enero en Tokio por 22 de los 27 gobiernos europeos. Negociada entre la Unión Europea, los Estados Unidos, Japón, Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Singapour, Corea del Sur, Marruecos, México y Suiza, este texto está destinado a luchar contra la falsificación de manera muy amplia, desde medicamentos y otras mercancías, hasta descargas ilegales en internet.

Desde entonces, ha suscitado una ola de protestas, en particular en los países comunistas, así como movilizaciones contra lo que los internautas consideran un grave atentado a la libertad.

Sin el voto de la UE, el acuerdo será enterrado

Por otra parte "si uno de los negociadores clave se retira del ACTA, eso tendrá un grave impacto", explicaron los negociadores europeos. Para decirlo claramente: si uno de los países de la UE o si el Parlamento europeo la rechaza, el documento será enterrado. La Comisión Europea admite haber "tardado" en comunicar sobre este acuerdo y haber permitido que creciera la idea de que el ACTA es un instrumento de represión.

Sus negociadores reconocen que la idea de instituir un sistema de respuesta graduada para reprimir las descargas ilegales, base de la legislación Hadopi en Francia, se anticipó en el curso de las negociaciones del ACTA, pero "ha sido rechazada inmediatamente". "Gran parte de la confusión se deriva de lo anterior", confiesan.

"Jamás fue cuestión de tomar el camino de Francia. Esta disposición divide en el seno de la Unión Europea y ni vale la pena mencionarlo", asegura la Comisión. Pero los negociadores europeos ponderan: "ACTA no impone el sistema Hadopi. Tampoco lo prohibe".

0 comentarios: