2/16/2011 09:31:00 p. m.

Crisis diplomática entre México y Francia

-->
por Hasardevi
En incidente internacional se ha convertido el caso de la francesa Florence Cassez, quien purga condena de 60 años en una cárcel mexicana desde hace más de cinco años por el delito de secuestro, cometido junto con su entonces novio, Israel Vallarta, quien pertenecía a una banda de secuestradores.
Debido a una así llamada “recreación” llevada a cabo por la policía mexicana y que fue transmitida por televisión por las cadenas Televisa y TVAzteca en un absurdo arranque que tenía como objetivo dar realce al entonces gobierno de Vicente Fox, el proceso, a decir de los abogados de Cassez, fue viciado de origen y las subsecuentes pruebas presentadas han dejado dudas en el sonado caso.
En marzo de 2009, el presidente francés Nicolás Sarkozy, conocido también por sus desplantes demagogos en Francia, visitó México y, al parecer, en su agenda el caso Cassez tenía un lugar especial. Resulta irritante que mandatarios de dos grandes países (uno de ellos con severas dudas de su legitimidad al frente de su país, México) hayan manejado en forma tan desafortunada un asunto del orden de la delincuencia común. Pero es más triste aún que se enfrente a dos pueblos con argumentos viscerales y baladíes que tienen más que ver con prejuicios y rencores.
Florence Cassez puede, o no, ser culpable del delito que se le imputa; el punto no es aquí su inocencia o culpabilidad, además de que, por desgracia, a estas alturas la verdad jurídica ha quedado enterrada gracias al show televisivo que las propias autoridades perpetraron. Tampoco lo es que sea francesa o para el caso, que sea simplemente extranjera. Aunque claro que no ayuda el que se trate de una ciudadana europea a la cual su presidente en persona viene a tratar de rescatar.
El punto central es, tristemente para el pueblo mexicano, la falta de credibilidad en las instituciones, la corrupción imperante en el país en términos generales y la situación política y social que vive México. Baste recordar los “juicios” de Jacinta Marcial, la indígena encarcelada bajo el cargo de haber secuestrado ¡a seis policías!, o a Ignacio del Valle, dirigente en la lucha sostenida por el pueblo de San Salvador Atenco en defensa de sus tierras, ambos liberados gracias a la presión de grupos defensores de los derechos humanos después de purgar algunos años de prisión y gracias también, a ciertos periodistas que no les perdieron la huella. Actualmente hay otro caso de una indígena en Cancún encarcelada sin que mediara un juicio justo. Tal contexto hace natural la suspicacia.
Pero un patrioterismo priva en el ánimo de un sector de la población mexicana, mismo que aplaude la negativa de las autoridades mexicanas, que no están cumpliendo con tratados internacionales firmados, a entregar a Cassez a las autoridades francesas, mientras que el gobierno francés pretende hacer de ella el centro del “año de México en Francia” con lo cual estaría haciendo de la indiciada una heroína y viciando aún más la situación de por sí nebulosa.
Pero volviendo a la falta de credibilidad en las instituciones mexicanas que condenan, por ejemplo, a indígenas mexicanos, sin proporcionarles un traductor como ordena la ley cuando no hablan el Español, y a la corrupción imperante en la mayoría de los políticos, el secretario de Acción de gobierno del PAN (partido acción nacional), dijo que, en el caso de Florence Cassez, “el gobierno mexicano defiende el estado de derecho”, mientras que se observa la ausencia de eso mismo en la irrupción del ejército en las calles y el abierto campeo del crimen organizado que, junto con paramilitares, asesina a los ciudadanos ante la absoluta ineficacia del gobierno mexicano para defenderles, como es su obligación. Utiliza el panista, además, un discurso demagogo que pretende atraer la simpatía de la gente hacia el partido en el gobierno exacerbando el chovinismo. Bien lo dijo el diputado por el PRD (partido de la revolución democrática) Alejandro Encinas: “Se ha afectado profundamente la relación diplomática y política con Francia ‘resultado de un reality show’. De ahí que debiera sancionarse a quien dio la orden de simular y escenificar la detención de Florence Cassez. Ahí hay impunidad”, expresó aludiendo al actual del titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal Genaro García Luna, quien, añadió Encinas, “si es responsable (de haber dado la orden) deberá separarse del cargo”. Aquí, una vez más el punto medular de todo este asunto que ha provocado una crisis diplomática entre dos países.
Por su parte, Porfirio Muñoz Ledo, del partido del trabajo y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores en San Lázaro, quien entre otros muchos cargos fue Secretario de Educación Pública, Consejero Cultural de la Embajada de México en Francia y Representante de México ante las Naciones Unidas, pidió retomar los cauces diplomáticos pero advirtió que el caso ya opera también como una “cortina de humo ante lo que es un verdadero problema bilateral para México: la amenaza de intervención de Estados Unidos, bajo el argumento de que las corporaciones nacionales no pueden combatir de manera eficaz a la delincuencia organizada”. Coincidió con Encinas al apuntar: “lo cierto es que hay irregularidades graves porque se simuló una detención en el ánimo que tuviera un impacto mediático” y con ello, con esa simulación deliberada, si se transgredió la ley.

Nuevamente, todos los caminos desembocan en la falta de seguridad jurídica que se vive dramáticamente en México, para propios y extraños. En la impunidad de autoridades cuyo desempeño ha sido cuestionado una y otra vez. No debiera un caso así, convertirse en un incidente internacional, pero está visto que los gobernantes demagogos, son capaces de sumir en el caos a los pueblos que dicen defender en aras de legitimarse.

0 comentarios: