2/11/2011 10:19:00 p. m.

Egipto « Una revuelta social y a la vez contra una política exterior sometida a Washington”


Tomado de l'Humanité

Traducido por Hasardevi

La gente está convencida que debe continuar. Las barreras del miedo han sido rotas para siempre.

El sociólogo egipcio Rachad Antonius, profesor en la Universidad de montreal, señala las causas profundas del levantamiento egipcio y destaca las razones de la pusilanimidad de las grandes potencias

¿Cuáles son las causas profundas del levantamiento popular egipcio ?

RACHAD ANTONIUS. Existen tres factores. El primero, es una enorme frustración con relación a la política interior, a las desigualdades sociales, a la corrupción, y también, hay que hacer hincapié en ello: a la política exterior del país, los nexos con Israel, la actitud tan sumisa frente a los Estados Unidos. Segundo elemento: las redes activistas sociales que se han desarrollado estos diez últimos años. Los sindicatos comenzaron a ser cada vez más activos y a demandar aumentos salariales y a manifestarse contra los despidos. Un sindicato independiente se formó incluso contra la voluntad de la Confederación general. Está, según se dice, la red del 6 de abril, reagrupando a los jóvenes con Internet, Facebook, etc. Está la red de El Baradei con la Asociación nacional del cambio. Finalmente, está la red de Kifaya, que reclama cambios constitucionales para hacer más amplio el acceso a la presidencia. No faltaba sino la chispa, y ésta fue la rebelión de Tunez. Cuando se ve a un millón de personas movilizadas en todas las ciudades, en todos los barrios, en todas las esferas sociales, es la prueba de que este movimiento representa a la mayoría de la población. Las personas se convencieron de que el momento había llegado, y que debían por lo tanto, continuar en la lucha. Saben que si se detienen ahora, regresando a sus casas, mientras el presidente sigue aquí, los servicios secretos los van a aprehender y todo habrá terminado.

Un diálogo por una « transición « está en marcha pero hay que interrogarse sobre el papel del ejército...

RACHAD ANTONIUS. El ejército no es la policía, odiada por su papel represivo. Este ha jugado un rol nacional, se puso del lado de la nación. Lo que le equivale a un crédito moral. Ahora está dividido: ciertos altos dirigentes temen que si Moubarak cae, ellos también caerán, mientras que para otros, es la forma de salvar al régimen y a la nación.

¿Qué peso tiene el movimiento de los Hermandad Musulmana ?

RACHAD ANTONIUS. Han adquirido un peso del hecho de la represión. Celleci afectó mucho más a las fuerzas laicas que a la Hermandad Musulmana; ellos tenían las mezquitas para organizarse. Pero esta rebelión demostró que la gente es capaz de organizarse fuera de los partidos religiosos. El peso real de la Hermandad Musulmana es sustancialmente menor de lo imaginado. El régimen la utiliza como una especie de espantajo.

Mohamed El Baradei intenta aparecer como alternativa…

RACHAD ANTONIUS. Ninguna fuerza puede representar por sí sola la alternativa. Dada la fragmentación de la oposición, toda forma de transición deberá convocar a una pluralidad de fuerzas. Baradei formó una red para la democratización, que es una fuerza entre otras. Puede jugar un papel simbólico. Pero no existen bases suficientemente consecuentes para que juegue un papel eficaz a largo plazo. Sobre todo, la gente espera un compromiso claro de reformas profundas y demanda, como prueba de dicho compromiso, como prueba de la voluntad de transición, la salida de Moubarak.

La actitud de los dirigentes occidentales refleja más inquietud que satisfacción ante los acontecimientos...

RACHAD ANTONIUS. Para mi, ellos deberían tomar posición claramente por el cambio. Pero ¿qué es lo que observamos? Por una parte, quieren aparentar que apoyan la democracia, entonces dicen palabras gentiles sobre el levantamiento, pero no quieren perder a su aliado. Así que manipulan, realizan gestiones de diversa índole más o menos claras para organizar un juego de sillas musicales para que otros de sus aliados ocupen el lugar, y para evitar que haya un verdadero cambio de la política internacional.

Entrevista realizada por Karima Goulmamine

0 comentarios: