2/07/2011 08:14:00 a. m.

México Enfermo



No pudo, Diego Valadés, el jurista brillante, haber encontrado mejor título para su artículo del día de hoy en La Jornada en donde denuncia la pasividad de los partidos, misma de la ciudadanìa, en relación con lo que yo llamo "dictadura moral" de la iglesia católica en este país, en este México sí, enfermo...


Valadés pregunta cómo es que no ha representado un alto costo para los partidos el que se transgreda la laicidad. Alude al "aturdimiento" de la sociedad ante pobreza y violencia cotidianos, concluyendo en lo enfermizo de la "resignación ante el infortunio": "La resignación es un acto de sumisión y renuncia", es la sentencia de Diego y con mi total acuerdo añado: es la raíz de todos los males y de la doble moral que reina en México. Combatiendo esto se revolucionaría la conciencia en forma tal, que un grupo, por pequeño que fuera, sería imparable en el camino hacia la democracia: en el fondo, es el fanatismo lo que mantiene de rodillas a todo un pueblo.


Valadés menciona en este contexto, la patología de la recurrencia en cuanto a la declinación del PAN en favor del PRD para que ganara un candidato del PRI y dice, "Entre la indiferencia y el cinismo el tramo es breve". Yo pregunto ¿se entenderá la trascendencia de esto al seno de los partidos, en la sociedad?




Las manifestaciones que ocurren en cuanto a la falta de libertad de expresión, la auto-censura, y demás, son el síntoma de la enfermedad. La libertad comienza en la mente.

Aquí el artículo de Diego Valadés publicado hoy en La Jornada

0 comentarios: