1/27/2012 05:24:00 p. m.

El fascismo que viene… O la impostura de las derechas



Traducción por Hasardevi

Publicado el 26 de Enero, 2012 por Th Lodé

Divergences (publicado en Rebellyon.info, de la ciudad de Lyon, France)


Muy pronto, los periodistas van a descubrir que la extrema derecha sí existe.

El riesgo está por venir : una elección que llevará a los peores reaccionarios, los nacionalistas obtusos y los nuevos “nazistas” al poder. A decir verdad, Europa pretendió deshacerse de los viejos demonios de la barbarie nazi con el proceso de Nuremberg y evocando sin cesar los campos de concentración de la muerte como argumento principal. Pero parece que por todas partes la extrema derecha tuviera éxito en aferrarse al “white power” (poder blanco, en inglés en el original, N. de T.) y a la diseminación de sus ideas porque acata principalmente las órdenes del mercado...

Cierto, los fachos son plurales, desde las sectas fanáticas del velo o del crucifijo, hasta los idiotas patológicos adoradores de la cruz gamada; desde los cabezas rapadas adeptos a la violencia racista, hasta los trajes y corbatas de los modificadores de la historia.

Sin embargo, haría falta reiterar en dónde está la base de las ideas vergonzosas de la extrema derecha como apoyo de la explotación. Se habla fuerte de un cierto "bigotudo débil". Pero se murmura muy suavemente contra la arbitrariedad de las deportaciones, hacia las personas con discapacidades, los romaníes y otros gitanos, los homosexuales y de todos los opositores. La exclusión de los perturbadores del Estado y del orden moral ha sido y sigue siendo el motor final del universo concentrador. La organización de una ceguera general pretende todavía limpiar el país de todos los insubordinados y otras víctimas propiciatorias. Se trata, generalmente, de borrar el problema de la molestia ocasionada por la evidencia de la opresión capitalista. Ya que, en el mundo del orden establecido de los reaccionarios, los pobres y los rebeldes no existen si no se les ve. Mientras se refuerzan aún más los hábitos policiales a medida que se superponen las ansiedades burguesas. Los periodistas también se habitúan a la violencia policial como si se tratara de algo normal.

Pero ¿quién pintó la peste marrón (peste brune: nombre dado durante la segunda guerra mundial al nazismo en alusión al color de sus camisas. N. de T.) de azul marino? ¿Quién pretende que ésta sea más presentable? ¿Quiénes de los políticos, los periodistas, en la televisión ha persistido día tras día en destilar la misma ideología del miedo?

Los medios son siempre los mismos, hay que impedir a los pobres que se reconozcan entre ellos y que resistan. Además, no es cierto que exista algo que se pueda llamar “ideas” de extrema derecha en medio del revoltijo paranoico de las reacciones nacionalistas. Ya que, finalmente, la derecha no tiene sino pensamientos extremos. Es todo.

Marine Le Pen no es un peligro electoral, es un síntoma de la fuerza increíble de la estupidez y del miedo, justo el residuo visible de las ideologías que se nos continúa imponiendo día tras día. La amenaza policial de la mercantilización de nuestras vidas está presente todos los días. Lo sabemos claramente. Por lo demás, siempre es posible matizar la política de un nacionalismo social, pero mientras se fabrica por fuerza un nacional socialismo…

Jóvenes : ¡la vida es corta ! No puede haber otras rebeliones que las revoluciones que se enfrenten de inmediato contra el autoritarismo. Una revolución es anti autoritaria ¡o no lo es! Un pensamiento razonable es abiertamente un pensamiento anti autoritario. Aquéllos que regulan este mundo en la opresión, no deben esperar indulgencia alguna. Y aquéllos que obedecen, no son sino instrumentos de la exclusión de los demás. Hay que reiterarlo en la acción, no hay policías amables, soldados buenos o dirigentes agradables, ellos ya eligieron despreciarnos.

Este viejo mundo necesita derechos extremos porque son el caldo de cultivo de las ideas dominantes de estas “filosofías” que justifican la explotación de los demás. El fascismo no ha desaparecido, la bestia está simplemente más o menos oculta... ya que en el manual de la política, la represión es siempre una opción del mundo comercial. La democracia si nos callamos, la represión si hablamos, el fascismo si nos olvidamos de callar...

La derecha está sobre el mismo cursor. Más allá de las trapacerías de la elección, ya hay elegidos de la extrema derecha, de estos fanáticos que hablan como la extrema derecha pretendiendo que son populares. Y muy pronto, en algunas elecciones por venir, estos elegidos se asociarán incluso con los fachos para defender su mundo de fachos. Esto es lo que pone de manifiesto la política represiva actual y las leyes destructoras de libertades de las que han hecho acopio nuestros gobernantes. Pero no los olvidaremos.

Ellos trivializaron la represión contra la menor tentación de revuelta desde hace años. Ha habido policías paralelas, el SAC y otros mercenarios contra los que nos hemos enfrentado tanto en los años 1970. Desde entonces, nos sueltan a las policías privadas y otras sociedades de seguridad, la delación como arte y método y la detención como costumbre.

Hay otras represiones que aún están por llegar y que se ensayan a golpes de ondas electromagnéticas y cañones de tinta en los laboratorios de los sirvientes de las gendarmerías. Hay otras prisiones que se conciben aún en el espíritu de los indignos arquitectos y hay otros órdenes mundiales que se organizan entre las cumbres oficiales y a pesar de lo que se dice, de lo que se muestra, el fascismo continúa a grandes pasos.

Nunca los que confiscan las voces del viejo mundo, habían celebrado tanto el patriarcado y el puritanismo, la economía de mercado y la explotación, el odio de los excluidos y las revoluciones e incluso un increíble colonialismo. Puesto que es a partir de las palabras que esas personas siguen imponiendo sus ideas reaccionarias en el silencio generalizado del viejo mundo. Todo el espectáculo de pequeñas frases fascistas han hecho el nido del FN y continúan haciéndolo.

Pero hay que desconfiar de los pequeños reyezuelos y otros pretendientes imbéciles al poder. Ya que aunque los pueblos sufren aún este viejo mundo, no es que aprueben sus actitudes reaccionarias. No porque los pobres callen, que no hablarán nunca

Jefecitos y fachos, como otros dictadores o aprendices autócratas, ya los vamos a ver un día.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades Hasardevi por la traducción y publicación de este artículo. María

Hasardevi dijo...

Muchas gracias María ☺