10/16/2009 12:50:00 p. m.

MARCHAR O NO MARCHAR


Por Tlacaelel.
Las marchas, los mítines y los plantones, son métodos de expresión y de presión directa, utilizados por sectores de la población para demostrar su descontento ante algún acto o injusticia social de parte de alguna autoridad y que afecta sus actividades o su patrimonio.
Para los detractores, realizar marchas es ocioso, desgastante, provoca congestionamientos y molestias a terceros y al final de cuentas no se logra casi nada para lo que dicha marcha fue convocada. Sin embargo, en los tiempos recientes se puede recordar algunos casos en que las marchas, han logrado al menos frenar los ímpetus autoritarios de los sectores de poder, que han intentado atentar contra los derechos civiles y sociales de algunos grupos o personas.
En Enero de 1994 una marcha multitudinaria logró frenar la intervención directa de las fuerzas armadas contra el movimiento indígena zapatista en Chiapas, además con esa manifestación se propiciaron los diálogos que a fin de cuentas llevaron a las reformas indígenas posteriores.
En 2005, después del proceso de desafuero contra el entonces Jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador, las manifestaciones y plantones multitudinarios que se realizaron por esos días condujeron a que algunos días después el actual Presidente Legítimo retomara sus funciones.
Después de la multitudinaria marcha del día de ayer, la secretaría de gobernación espuria accede a establecer una mesa de diálogo con la dirigencia del Sindicato Mexicano de Electricistas, donde el Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard, será Mediador o al menos observador del desarrollo de este conflicto. Es obvio que por el momento no podemos saber hacia adonde convergerán los destinos de este conflicto, sin embargo por el solo hecho de que pueda existir un intento de diálogo entre las partes en conflicto ya es el inicio de una solución concertada.
Entonces marchar o no marchar, esa es la cuestión.
Viernes 16 de octubre de 2009

0 comentarios: